Quantcast

Trapero cuenta que el juez de un caso de corrupción policial le pidió escuchas a 16 guardias civiles y él se negó

El excomisario jefe de los Mossos d’Esquadra Josep Lluís Trapero ha contado al declarar como testigo en el juicio por el caso Macedonia que el juez que investigaba la causa le pidió, cuando él investigaba como policía, que le solicitara por escrito intervenir los teléfonos de 16 guardias civiles.

Trapero ha dicho ante los magistrados de la Audiencia de Barcelona que el juez se lo pidió en una reunión en la que mostró «que no estaba contento con lo que se había avanzado» en la investigación policial, aunque él discrepó.

Ha explicado que en esa misma reunión el juez planteó que los Mossos pidieran intervenir los teléfonos de toda una unidad de la Guardia Civil, lo que Trapero no compartía: «Puede pasar y pasa muchas veces, tristemente, que haya un policía corrupto. Pero 16 policías y que todos tengan que ver con una operación es poco creíble», ha valorado.

«Le dije que no veíamos esa línea de investigación e insistió en que se le tenía que pedir», y Trapero ha explicado que se negó a hacerlo pero que dijo al juez que, si él le ordenaba hacerlo, intervendría los teléfonos.

La Audiencia de Barcelona juzga 11 años después esta causa por una trama de narcotráfico y presunta corrupción policial, con 17 acusados en total, entre ellos el que se considera líder de la trama, que también era confidente policial.

El juicio por este caso de 2009 empezó en diciembre con las cuestiones previas y está previsto que dure unas dos semanas más.