Quantcast

El Papa pide una Iglesia sin «rigideces ideológicas» que usurpen el lugar del Evangelio

El Papa ha indicado que el camino de la Iglesia del futuro pasa por eliminar la «mundanalidad espiritual» que ha causado más daño que los «Papas libertinos» y que está en la raíz del «clericalismo» del que surgen las «rigideces ideológicas» que usurpan el lugar del Evangelio.

«El clericalismo genera rigidez y debajo de toda rigidez hay putrefacción. La mundanidad espiritual genera clericalismo que lleva a posiciones rígidas, ideológicas, donde la ideología acaba por tomar el lugar del Evangelio. El clericalismo es una perversión para la Iglesia«, ha declarado el Pontífice en una entrevista con el conductor del programa ‘Che tempo che fa’, de la televisión italiana.

El Pontífice también ha hablado de la crisis migratoria y ha declarado que lo que se hace con las personas que huyen de sus países buscando una vida mejor es «criminal». «Para llegar al mar sufren tanto. Hay grabaciones sobre los «lager» en Libia, los «lager» de los traficantes. Sufren y lo arriesgan todo para atravesar el Mediterráneo. Y después algunas veces son rechazados«, ha dicho.

De este modo, ha propuesto como solución un sistema de cuotas en el que cada país de Europa acoja a un número de inmigrantes en función de sus capacidades. Una estrategia de acogida «en comunión» que ha contrapuesto a la «injusticia» que pasa ahora con los países de primera llegada como «Italia o España».

Francisco también ha explicado que cuando fue elegido Pontífice decidió no vivir en los apartamentos del Palacio Apóstolico porque necesita cultivar las relaciones sociales. Así, ha revelado que tiene «pocos amigos» aunque «verdaderos» con los que le gusta departir. «Necesito tener amigos. Por esto no he ido a vivir al Palacio Pontificio. Los papas que me han precedido eran santos, yo no lo soy. No soy santo y no hubiera podido«, ha asegurado.

En la entrevista, que ha sido emitida en ‘prime time’, el Papa ha revelado bromeando que cuando era niño quería ser carnicero porque cuando iba con su madre o su abuela a comprar veía que tenían una riñonera, un bolsillo en el que metía «todo el dinero».

Además, ha señalado que si hay algo que para él no tiene explicación es el sufrimiento de los niños. «Cuando veo sufrir a los niños me pregunto: ¿por qué?, ¿por qué? Y no tengo respuesta. El único camino ante este sufrimiento es sufrir con ellos«, ha dicho.