Quantcast

Arrimadas ve a Mañueco «sudando de nervios» y arrepentido por su «puñalada» a Castilla y León y con miedo a los jueces

La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha ironizado este sábado sobre la actitud del candidato del PP a la Presidencia de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, al que ve «sudando de nervios» y pidiendo refuerzos, quizás, ha apuntado, porque está arrepentido de su «puñalada» a la comunidad autónoma de Castilla y León, a la honradez y a la palabra a través de «mentiras que no se atrevió a repetir en el debate electoral».

«No tuvo narices para repetirlas, por algo será que se le olvidó», ha reprochado Arrimadas a Fernández Mañueco al que ve arrepentido de haber adelantado las elecciones en Castilla y León, «quizás por miedo a los jueces viendo todas las informaciones que están saliendo», ha apuntado la política liberal que ha afirmado que tras una semana de campaña Cs crece en las encuestas.

«Algo se está moviendo», ha augurado desde el convencimiento de que las «innecesarias» elecciones del 13 de febrero se pueden convertir en unos comicios «muy útiles» en los que, según ha pedido a los electores, se tiene que castigar «la mentira, la desfachatez y el politiqueo» y a los «políticos profesionales que le dan a un botón y destruyen un Gobierno sin importarles un pepino las familias», ya que, según se ha reafirmado, Castilla y León contaba con «un Gobierno que lo hacía bien» como representa ahora «un candidato que fue honesto hasta el final».

Arrimadas ha insistido en que las elecciones autonómicas del 13 de febrero pueden ser «únicas e históricas» si se consigue que la gente honrada, decente, sensata y humilde va a votar porque «lo pueden cambiar todo» a modo de mensaje además a los hijos y los jóvenes de que en España no se triunfa «haciendo canalladas ni dando puñaladas» y sólo si se es serio y trabajador.

«Así es como se progresa en la vida, que no nos quiten las ganas de seguir luchando por España y por Castilla y León», ha concluido para acusar a algunos de pretender que los ciudadanos tiren la toalla y se queden en casa el 13 de febrero.

La presidenta de Ciudadanos también se ha referido a Igea como un candidato «ambicioso» como se pudo ver, ha precisado, en el primer debate de la campaña electoral en el que Igea estaba en desigualdad de condiciones «pero, para bien, por superioridad moral».

«Podría haber sido cualquier otro señor del PSOE o del PP y había uno real que se indigna ante las canalladas», ha resumido Arrimadas del primer cara a cara entre los tres aspirantes a la Presidencia de la Junta por parte de los partidos con grupo propio para ironizar sobre que se podría «sacar el polvo» al argumentario de POP y PSOE «por los años que llevan diciendo lo mismo».

«Tú escuchas a Tudanca y a Verónica y ¿a quién te crees?, tú escuchas a Mañueco y a Paco y ¿a quién te crees?», se ha preguntado también Arrimadas que ha añadido que Ciudadanos tiene un proyecto «ambicioso e inconformista» quiere hacer de Castilla y León «la mejor tierra».

Así, ha considerado que hasta la llegada de Ciudadanos a la Junta en Castilla y León se había gobernado «con el piloto automático, sin ambición y con un conformismo espantoso» y ha reivindicado los resultados conseguidos en los más de dos años de cogobierno de los liberales en la tierra de su familia.

«Vamos a conseguir que en la tierra de mis padres, en la tierra de mis abuelos este proyecto se sensatez vuelva a remontar el vuelo y vuelva a resurgir», ha concluido en su alocución antes de dar la palabra a Igea que, según ha bromeado la presidenta de Cs, «vuelve sin haberse ido». «Ha vuelto sin haberse ido, algo muy difícil de conseguir», ha significado en concreto.

Arrimadas ha aprovechado la ocasión también para expresar su orgullo por pertenecer a Ciudadano, un «partido sensato, razonable y serio» en medio del «bochorno» vivido en el Congreso de los Diputados en la convalidación de la Reforma Laboral.

«No hicimos nada extraordinario. No era difícil. Lo más sensato que hace cualquier español es pensar en España y trabajar por España», ha explicado para aclarar también que se votaba la Reforma Laboral «menos sanchista y menos podemita» porque los socios de Gobierno «no han tocado ni una coma», como tampoco han hecho Bildu ni ERC.

«Está avalado por los agentes sociales y eso ya es un punto positivo», ha añadido Arrimadas que no ha ocultado su «satisfacción» por la convalidación de la Reforma Laboral ya que los integrantes de Ciudadanos saben lo que es trabajar fuera de la política y los nervios que se pasan a la espera de una entrevista o lo que es pasar una crisis en una empresa privada.