Quantcast

El 12% de los niños canarios ha recibido la primera dosis de la vacuna contra la COVID-19

Los equipos de vacunación del Servicio Canario de la Salud (SCS) han administrado un total de 16.969 dosis de vacunas contra la COVID-19 a la población pediátrica de entre 5 y 11 años, lo que supone que el 12,39 por ciento de ese grupo de edad ha recibido ya la primera dosis, según ha informado la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias.

La vacunación de toda la población que requiere una dosis, dos o la de refuerzo continúa. En total, hasta anoche se habían administrado 3.614.398 de dosis de vacunas contra la COVID-19. En el Archipiélago ya hay 1.738.530 personas que han recibido al menos una dosis, lo que representa el 82,88 por ciento de la población diana en la que se ha incluido a los niños y niñas de entre 5 y 11 años.

Además, hasta ayer se había logrado inmunizar a 1.683.086 personas que ya han recibido la pauta completa de vacunación, lo que representa el 80,24 por ciento de la población diana del Archipiélago.

En la actualidad los grupos del 1 al 7 (residentes y personal sanitario y sociosanitario de residencias; personal sanitario; grandes dependientes y cuidadores principales; personas vulnerables; colectivos con función esencial como docentes y policías y personas con condiciones de muy alto riesgo) y el 9 (población con edades comprendidas entre 50 y 59 años que ya alcanzó ese porcentaje) se encuentran ya vacunados con dos dosis entre el 99,5 y el 100%.

Del total de dosis administradas, 341.206 se corresponden a dosis de refuerzo contra el coronavirus. Las dosis de refuerzo están indicadas para personas de más de 50 años; para quienes se vacunaron con AstraZéneca, con Janssen (independientemente de su edad); y para personal sanitario de Atención Primaria y Hospitalaria; trabajadores sociosanitarios en centros públicos y privados de los centros de mayores y de discapacidad; personas internas en centros de atención a la discapacidad, pacientes con condiciones de alto riesgo y quienes reciban tratamiento con fármacos inmunosupresores.