Quantcast

9 de cada 10 euros invertidos por los clientes de Openbank desde 2018 se destinó a renta variable

Nueve de cada diez euros invertidos en los últimos tres años por los clientes de Openbank fueron a parar a vehículos que invierten en acciones, según el Observatorio Openbank de Fondos de Inversión, que revela que los activos totales gestionados en este tipo de productos han pasado de un 40% a un 60%, aproximadamente.

La entidad ha explicado que el informe se ha realizado a partir de 500.000 órdenes ejecutadas por los clientes en los últimos tres años a través de la plataforma de inversiones Openbank.

Dentro de esos fondos de renta variable, un 60% de las entradas netas ha ido a fondos temáticos, donde destacan los productos vinculados al sector tecnológico, salud, energía o consumo, mientras que un 35% de las suscripciones netas han estado referenciadas a fondos indexados, que ya suponen un tercio del total de la cartera de fondos comercializados por Openbank.

El crecimiento de la renta variable se ha producido en detrimento de los fondos mixtos y de renta fija, a excepción de los fondos vinculados a deuda ‘high yield’, una de las pocas subcategorías de renta fija que no ha registrado salidas de dinero en el periodo estudiado.

El informe revela que en este periodo los inversores con edades comprendidas entre los 18 y los 39 años han experimentado un repunte del 180%, un crecimiento que es aún más elevado si se tienen en cuenta solamente a los menores de 30 años, donde la base de clientes se ha triplicado.

Asimismo, los inversores son cada vez más activos a la hora de gestionar sus ahorros: en los últimos tres años se han duplicado el volumen de operaciones mensuales de compraventa de fondos de inversión, algo que se debe a la eliminación de las barreras de entrada, según ha explicado la entidad.

UNA VISIÓN MÁS GLOBAL Y SOSTENIBLE

Otro de los cambios significativos señalado por el informe que el inversor en fondos apuesta por un enfoque cada vez más global. Los flujos de entrada a fondos vinculados a activos europeos han visto rebajado su peso del 55% al 33%, mientras que las suscripciones en productos que invierten con criterios geográficos globales se han elevado de un 36% a un 51%.

La sostenibilidad también ha ganado peso, y desde 2018 los activos bajo gestión en fondos que invierten con criterios ESG se han multiplicado por más de 20 veces.