Quantcast

Sánchez visita Egipto en busca de nuevas oportunidades económicas

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, realiza este miércoles un viaje oficial a Egipto, acompañado de destacados empresarios españoles, con el objetivo prioritario de reforzar las relaciones bilaterales, en el marco del Mediterráneo, y buscar nuevas oportunidades de negocio para las empresas españolas, según fuentes gubernamentales. Será la primera visita de un presidente español desde 2009.

El jefe del Ejecutivo tenía previsto realizar este viaje en el mes de agosto, en una gira africana que también le iba a llevar a Kenia, pero la crisis que se generó en Afganistán tras la salida de las tropas estadounidenses y la llegada al poder de los talibán llevó a Moncloa a posponer el viaje.

Ahora Sánchez lo retoma, aunque solo su primera parada de Egipto, en un momento en el que se está viviendo un preocupante repunte de la incidencia del coronavirus, y el surgimiento de la nueva cepa ómicron, con mayor afectación en los países del sur de África.

No obstante, fuentes de Moncloa llaman a la calma y garantizan que el viaje del presidente y su delegación –en este caso, sin ningún ministro– se va a realizar con todas las garantías de seguridad sanitaria. De momento, las nuevas restricciones a la llegada de viajeros están afectando a los países africanos del sur, donde se han registrado más casos.

ACTOR CLAVE EN ÁFRICA, ORIENTE PRÓXIMO Y EL MEDITERRÁNEO

Es más, el Gobierno defiende que era «absolutamente prioritario» retomar cuanto antes este viaje, para reforzar la relación bilateral del que consideran que es un «actor muy relevante» y una «potencia regional» en África, Oriente Próximo y el Mediterráneo. A este respecto, el Ejecutivo ve a Egipto como un socio estratégico para la estabilidad del norte de África y la orilla sur del Mediterráneo.

Eso sí, el viaje tendrá un marcado enfoque empresarial, que se justifica por el importante peso demográfico, la destacada industria cultural y cinematográfica y las «enormes posibilidades para las empresas españolas» que presenta, según las fuentes consultadas. De ahí que Sánchez vaya a viajar al país acompañado por una delegación de empresarios españoles de sectores como el energético, tecnológico, infraestructuras o defensa.

España es el cuarto proveedor de Egipto en la Unión Europea, por detrás de Alemania, Italia y Francia, y el tercero como destino de sus exportaciones, según datos de Moncloa. Aunque en los últimos meses se ha producido un aumento progresivo de la relaciones en el plano económico, el Gobierno considera que «todavía están por debajo de su potencial».

La primera cita del viaje será precisamente un foro empresarial, que tendrá lugar a primera hora del miércoles. Después, Sánchez mantendrá un encuentro con el presidente, Abdelfatá al Sisi, y ambos realizarán posteriormente una declaración institucional ante los medios de comunicación.

INVERSIONES E INDUSTRIA CULTURAL

A continuación, Sánchez se verá con el primer ministro, Mostafá Madbuli, y juntos firmarán los cuatro acuerdos previstos para reforzar la relación hispano-egipcia: uno sobre cultura; otro sobre juventud y deporte; y en el plano del impulso de las inversiones, la renovación del protocolo financiero de 2008 –con un incrementado del techo de inversión–, por un lado; y por otro, una declaración para poner en marcha el Consejo Económico y Empresarial entre España y Egipto.

Asimismo, el presidente aprovechará su presencia en Egipto para reunirse con el secretario general de la Liga Árabe, el egipcio Ahmed Aboul Gheit, al que el Gobierno considera un actor muy importante desde el punto de vista geopolítico.

Antes de regresar a España, el presidente visitará la planta potabilizadora de agua de Abu Rawash construida por FCC Aqualia, como ejemplo de uno de los «megaproyectos» impulsados en Egipto por empresas españolas.