Quantcast

El destope de las pensiones y las cotizaciones mejoraría la equidad contributiva

El doble destope de la base máxima de cotización, fijada en 48.841,2 euros anuales, y de la pensión máxima, de 37.904,86 euros al año, contribuirían a mantener la equidad del sistema, según concluye el Observatorio de Pensiones elaborado por la consultora Willis Towers Watson España, junto con el Grupo de Investigación en Pensiones y Protección Social de la Universidad de Valencia y de la Universidad de Extremadura, publicado este lunes.

El destope de las bases de cotización, que conllevaría un aumento de las cotizaciones, supondría una mejora de la sostenibilidad del sistema. Sin embargo, el consultor del Observatorio de Pensiones, Enrique Devesa, apunta que esa medida debería ir acompañada de un destope de las pensiones máxima o una subida importante de ella.

Con estas dos acciones, la equidad contributiva del sistema mejoraría, aunque seguiría en entredicho su sostenibilidad, como sostienen los expertos. Además, recomiendan que se haga «con cautela» y no de manera inmediata, ya que para muchas empresas podría suponer «un aumento importante del coste laboral» y una disminución del salario neto de los afiliados.

El Observatorio de la consultora y el Grupo de Investigación también tienen en cuenta las recomendaciones del Pacto de Toledo sobre el posible destope de la base de cotización que, hasta el momento, nunca se ha realizado. El director del área de Retirement de Willis Towers Watson en España, Gregorio Gil de Rozas, recuerda que esos apuntes del Pacto de Toledo «no fijan un criterio cuantitativo» en este punto.

«Esto no es un tema baladí porque, hasta ahora, la senda que han recorrido las variables de pensión máxima y de base máxima de cotización no parece haber seguido un criterio predecible ni razonable y se observa que la brecha entre ambas ha seguido una tendencia alcista, pasando del 1,10 en 2010 a 1,30 en 2020 y descendiendo ligeramente al 1,29 en 2021. En el intervalo de 2010 a 2021 se ha llegado a observar una base de cotización máxima unos 11.000 euros más elevada que la pensión máxima, lo que afecta al principio de proporcionalidad contributiva», advierte Gil de Rozas.

Esa brecha puede llevar a desincentivar las cotizaciones, ya que la cuantía por la que se cotizan no da derecho a una pensión más elevada, como señalan desde el Observatorio.