Quantcast

Siete platos para celiacos para chuparse los dedos en Madrid

  • Salir a comer siendo celiaco puede suponer un auténtico quebradero de cabeza.
  • Desde croquetas a sushi, te presentamos platos sin gluten para que solo pienses en disfrutar.

A menudo, para los celiacos salir a comer fuera supone todo un problema: falta de platos para ellos en la carta o escasísima oferta, precios prohibitivos, miedo a la contaminación cruzada…

Creemos que un celíaco tiene derecho no solo a salir a comer fuera, sino a disfrutar sin miedo de una carta que no les de dolores de cabeza. Por ello, te proponemos una serie de restaurantes con opciones sin gluten para que solo pienses en deleitarte con tu plato favorito. ¡Que aproveche!

Sagrario Tradición

Madrid
Sagrario Tradición

La cocina en Sagrario Tradición se centra en un buen producto y en las preparaciones de Sagrario Tradición es el proyecto más personal de José Sud, madrileño de 45 años y CEO de Grupo TJC, una empresa española que fabrica mobiliario a medida para marcas de lujo en todo el mundo. Su madre, que desde pequeño lo llevaba a restaurantes mexicanos, le inculcó una pasión por la gastronomía que en el año 2008 lo motivó a involucrarse como socio en el restaurante Tepic, hoy reconocido como uno de los mexicanos de referencia en la capital. En 2020, en plena pandemia, su arrojo lo impulsó a abrir, junto a su socio y amigo Jorge García, su propio restaurante, alejado del circuito, pero con una propuesta culinaria capaz de convertirlo en establecimiento de destino. 

Entre los platos principales, aptos para celiacos, ya tienen una legión de fieles sus croquetas de entraña de vaca a la brasa con ali-oli de cecina, más sabrosa que nunca y con un irreverente puntito picante; el guiso de callos; los torreznos o el salmonete, que ha versionado preparándolo al horno con un suculento pil-pil de gambas y ajo asado. Para esta temporada ha incorporado nuevos platos como la molleja de vaca lacada con camarones fritos y pistacho, que ofrece un interesante contraste entre el toque dulce y la melosidad de la carne y el punto salino y crujiente del camarón; el carrillón de cordero a baja temperatura con salsa de miel, anchoa y arándanos o una moderna versión del típico conejo al ajillo madrileño. Platos, todos ellos, que revelan intelectualidad, reflexión y creatividad a partes iguales y que ahonda en sabores esenciales, primigenios.