La receta para una crema de chocolate y avellanas casera y natural

Dos palabras son suficientes para definir a la crema de chocolate y avellanas: deliciosa y adictiva. Y es que, con su cremosa consistencia y su sabor chocolatoso que se funde de manera perfecta con la esencia de las avellanas y su sabor, esta se ha convertido en la crema favorita para acompañar tartas, pasteles y galletas. 

Un placer exquisito se esconde tras esta crema que se fusiona de manera única en cualquier alimento con el que se acompañe. Aunque la veas como algo inalcanzable o difícil de replicar en casa, la verdad es otra, pues con unos sencillos consejos tendrás la oportunidad de hacerla 100% casera y natural. 

Cuando el placer se hace untable: crema de chocolate y avellanas, un dulce gusto que despierta sentidos 

El consumo de chocolate siempre ha estado asociado al amor y de hecho se le considera como un alimento afrodisiaco por excelencia. Ahora bien, cuando el chocolate se acompaña con frutos secos, todo parece cambiar de dimensión y el placer se eleva al máximo.

Unos bombones de chocolate rellenos con esta crema y un trocito de avellana en su interior pueden convertirse en toda una tentación sin comparación y lo mejor de todo es que tanto los bombones como la crema puedes hacerlos de forma casera. Así que, si se hace tentadora la idea de pensar en comerlos, tienes que conocer como hacerla, terminarás experimentando un proceso exquisito.

La Receta Para Una Crema De Chocolate Y Avellanas Casera Y Natural
Foto: Pixabay

El enorme beneficio de una crema de chocolate y avellanas 100% casera

A todos nos encanta la crema de chocolate con avellanas, pues tal como te explicaba, esta combina de manera perfecta el divino sabor de dos alimentos que de por sí resultan divinos. 

Ahora bien, aunque es cierto que puedes conseguirla en cualquier tienda y comerla de inmediato, lo cierto es que esta crema industrializada termina con un contenido de azúcares exagerado y un mínimo porcentaje de cacao y avellanas, que se supone deberían ser los verdaderos protagonistas. Además si le sumas el hecho de que hacerla es de lo más sencillo, no necesitarás pensar en más excusas para prepararla.