Quantcast

Feministas advierten de una estrategia internacional para hacer retroceder los DDHH de colectivos vulnerables

Calala Fondo de Mujeres, junto a la antropóloga y periodista Nuria Alabao, y la investigadora y docente Diana Granados Soler, han presentado este martes un estudio a través del que advierten la existencia de una estrategia coordinada a nivel internacional para hacer retroceder las apuestas democráticas y los derechos humanos de las mujeres, la comunidad LGBTIQ+, las personas migrantes y otras minorías.

El informe, que lleva por título ‘Ataques a la democracia en Europa y América Latina. Voces desde los feminismos’, ha sido impulsado en el marco del proyecto ‘On The Right Track’, junto a Fondo Lunaria, Fondo Alquimia y Bulgarian Women’s Fund, entidades de mujeres de Colombia, Chile y Bulgaria.

En esta investigación, según han explicado sus impulsoras, se describe y categoriza esos ataques, partiendo de las voces de activistas feministas y personas LGBTIQ+ de América Latina y Europa.

ENTIDADES «ANTIGÉNERO»

«Los avances en materia de igualdad tienen al movimiento feminista como motor. El feminismo en América Latina ha protagonizado las movilizaciones sociales de las últimas décadas», explica el informe, que continúa señalan que, «en Europa Occidental, ha crecido la aceptación social de las reivindicaciones feministas, a partir de las movilizaciones de 2018 y 2019».

Esta actividad, señala el trabajo, sumado a que los medios han incorporado el discurso del movimiento y la presentacion de algunos Gobiernos como feministas, han puesto «a las activistas en el foco de los fundamentalismos antigénero».

En este grupo de entidades «antigénero» el estudio incluye a «organizaciones fundamentalistas religiosas y civiles ultraconservadoras, partidos políticos de ultraderecha y algunos gobiernos regidos por estos». «En Europa se han identificado cerca de 500 movimientos y organizaciones antiderechos en más de 30 países que dicen defender a la familia», apunta el trabajo.

DOS CARAS DE LA MISMA ESTRATEGIA

Tanto en Europa como en América Latina, según explica el estudio, se está detectando un avance de gobiernos de derecha y ultraderecha que «socavan la democracia que convergen con planteamientos fundamentalistas respecto a los derechos de las mujeres y las identidades de género y orientaciones sexuales diversas».

En la investigación se identifican «ataques específicos contra el feminismo, las feministas, y las personas LGTBIQ+, como encarcelamientos, agresiones físicas y online, incluso asesinatos, si se incluyen las muertes por LGTBIfobia o transfobia».

Desde los fondos de mujeres defienden que «apoyar a colectivos de mujeres que la sociedad coloca en los márgenes» (indígenas, migrantes, LGTBIQ+, con discapacidad) es «la mejor forma de fortalecer la defensa de los derechos de las mujeres» y «contrarrestar los discursos fundamentalistas».

Es por eso que llaman a la articulación, a nivel internacional, de un gran movimiento que incluya a las feministas y a otras causas para apoyar públicamente a las agredidas y ayudar contrarrestar los ataques en redes y medios, pero sin abandonar las calles, empleando todas las formas de comunicación e intervención posibles, haciendo gala de la «imaginación política» que caracteriza al movimiento.