Quantcast
martes, 7 diciembre 2021 11:39

El motivo por el que Fernando Alonso no va a ganar la Fórmula 1

Llegados al Gran Premio de Turquía de Fórmula 1, Fernando Alonso pilotará de nuevo en un circuito que tiene muy buenos recuerdos, entre ellos un mano a mano con Michael Schumacher en 2006 que se recuerda como uno de los mejores de su carrera. El español rodará por primera vez en el circuito de Estambul después de su última aparición, en 2011, todavía en tiempos de Ferrari.

Ahora lo hará con su renovado Alpine, un coche que ha ido creciendo a lo largo de la temporada y que nada se parece a aquel coche lento y robusto de principios de año. Tanto es así que, exceptuando la ‘no carrera’ de Bélgica que se canceló por la lluvia, el asturiano ha puntuado en todas y cada una de las carreras desde Bakú. No obstante, el piloto detalló que no está tan bien como podría estarlo. Lo repasamos.

El duelo frenético ante Schumacher en 2006

El circuito de Istanbul Park se estrenó en la categoría en 2005, y donde Kimi Raikkonen y el propio Alonso fueron primero y segundo en esa primera edición. Esa posición la repitió el español en 2006 por detrás de Felipe Massa para impedir un doblete de Ferrari, justo por delante de su rival por el título de ese año, Michael Schumacher, después de una férrea defensa.

La victoria fue para un inspiradísimo Felipe Massa, autor también de la pole position, pero la ‘chicha’ estuvo por detrás del brasileño. Fernando Alonso, al igual que hizo en San Marino un año antes, pudo aguantar los continuos ataques de Michael Schumacher y aumentó en aquel momento su renta en la clasificación de pilotos hasta los 12 puntos.
Tanto se acercó Schumacher a Alonso que llegó a ponerse a menos de un segundo del español. Desde ahí y hasta el final de la carrera (15 vueltas), Michael comenzó un feroz sobre Fernando. El alemán, a los mandos del Ferrari, lo intentó todo como en Ímola un año antes, pero volvió a quedarse con la miel en los labios. Su último ataque llegó en la última chicane. Michael vio un inexistente hueco y se lanzó, pero Fernando cerró la puerta y ambos cruzaron la meta rueda con rueda, a solo 81 centésimas.