Quantcast

Cómo depilarse con miel

Depilarse con miel es más común de lo que se piensa. De hecho, se puede hacer en cualquier centro estético del país, sin embargo también puede realizarse en casa. Siempre y cuando se tomen todas las medidas correspondientes y se utilice los implementos necesarios.

Depilarse con miel (al igual que con la cera) es una técnica para, valga la redundancia, depilar el vello. Lo característico de esta técnica es que saca el vello desde el folículo, por debajo de la superficie de la piel.

LEA TAMBIÉN: MIEL: CÓMO RECONOCER UNA DE VERDAD DE LAS FALSAS

Esta técnica de depilarse con miel se realiza aplicando una capa de miel y se espera a que se endurezca. Posteriormente, se aplica una banda para depilar o tela especial y se retira el vello tirando de forma rápida.

Esto se debe hacer siempre en dirección opuesta al crecimiento del vello, de esta manera se pueda extraer desde la raíz. Casi siempre al principio, suele ser una práctica dolorosa, pero se disminuye cuando se realiza de forma regular.

Para poder depilarse con cera, debes tener en cuenta que la temperatura de la piel es de 37º. Es decir que el estado de la temperatura de la miel no puede ser superior a los 42º. 

Lo que debes saber antes de depilarse con miel

Lo que debes saber antes de depilarse con miel

Debido a que es un procedimiento natural, debes tomar en cuenta varios factores, empezando por el cuidado de la piel.

Hay muchos puntos que se deben tomar en cuenta sobre depilarse con miel (al igual que marcas de cera). Pues es preciso recordar que algunas pieles son bastante delicadas y solo al contacto de la cera o en este caso de la miel con el resto de los productos puede causar una reacción.

Es recomendable que pruebes solo en una zona de tu cuerpo y si en algún caso se presenta una alergia o reacción desfavorable, descartar su uso.

En lo que respecta a la frecuencia, suele recomendarse hacer una depilación y que esta sea segura y óptima, cada tres semana o una vez por mes. Siempre teniendo en cuenta el tipo de vello de cada mujer, afortunadamente depilarse con miel es la respuesta incluso a los vellos más complicados.

No es recomendable que se realice esta práctica cada 15 días debido a que la exposición constante a lo caliente de la miel (sin importar si es natural) podría causar reacción desfavorable en la piel. Tenga en cuenta que las zonas de las axilas y la zona de la ingle son bastante delicadas, así que depilarse con miel de forma constante no es nada seguro.

Es importante calentar la miel en fundidores de cera que ya vienen provistos de un termostato, de manera que puedas saber la temperatura real. Lo que significa que permite regular la temperatura de forma precisa. Igual siempre puedes verificar para que no existan quemaduras, depilarse con miel no debe causar ningún tipo de roce.

Para corroborar que la miel para la depilación está en la temperatura adecuada, puedes aplicar un poco sobre la parte interior de la muñeca. De esta manera puedes asegurarte que la miel está a una temperatura adecuada, suficientemente caliente para extenderla. Más no para quemar la zona.

Además, recuerda que las zonas para depilarse con miel como las axilas y el pubis deben usar temperaturas menores para no crear incomodidad porque son áreas muy sensibles.

Paso a paso para hacer la depilación en casa

Paso a paso para hacer la depilación en casa

Recuerda que todas las pieles son diferentes, y pese a ser un producto natural puede o no existir reacción. Si depilarse con miel causa alguna reacción desfavorable, deberás suspender su uso.

¿Cuáles son los implementos a tener a la mano para la depilación?

  • Palitos de madera
  • Una espátula
  • Un cuchillo de plástico o de la mantequilla
  • Unas tiras de tela de muselina o de una camisa vieja
  • Jabón cremoso o leche limpiadora
  • Crema hidratante, un tónico o aceite de bebé para luego de depilarse con miel.
  • Polvos de talco

Para elaborar la cera de miel

  • 1/4 taza de miel
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • 6 gotas de aceite esencial (opcional)
  • 1 taza de azúcar

Preparación

Para preparar la cera de miel, coloca los ingredientes en una olla mediana a fuego medio y mezcla muy bien hasta conseguir una textura granosa. Es recomendable usar las fundidoras de cera ya que conocerás la temperatura real.

Debes remover todos los ingredientes de vez en cuando y retirar del fuego antes de que comience a hervir. Si tienes un termómetro de alimentos comprueba la temperatura de la mezcla, que no debe superar los 43 °C. Por esta razón se recomienda usar la fundidora.

Cuando la miel esté medianamente tibia, puedes aplicarla. Casi siempre se espera entre 15 y 20 minutos, pero mejor que pruebes primero con la punta del dedo para confirmar que no quema.

Remueve la preparación y verifica que se encuentre espesa. En caso de quedar muy líquida, nuevamente calienta. Puedes añadir unas gotas de aceite esencial si gustas.

Depilarse con miel es completamente sencillo

Depilarse con miel es completamente sencillo

Lo primero que debes hacer antes de realizar la depilación con miel, es exfoliar la zona a depilar. Luego debes aplicar la cera de miel en la misma dirección del crecimiento del vello.

Recuerda que para retirar las bandas, será en dirección opuesta del vello.

Extiende la cera de miel siguiendo la dirección del vello, repartiéndola muy bien sobre la piel. Debes cubrir la zona con una capa de cera delgada pero uniforme. Luego cubre la piel después con la tela que hayas preparado para retirar el vello.

Procede a retirar la tela con un tirón rápido en dirección opuesta al vello y repite el procedimiento hasta acabar.

Al finalizar lava y seca la zona con agua y un jabón muy cremoso o leche limpiadora. Cuando la piel esté bien seca, aplica un poco de polvos de talco para eliminar los restos de humedad.