Quantcast

Sardinas: cómo hacerlas con tomate en el horno

Ya se comienza a acercar el final de la mejor temporada de sardinas, y seguramente ya las has degustado fritas con un buen chorro de limón, asadas en la barbacoa o afogadas con la exitosa receta de Karlos Arguiñano. Para que termines de disfrutarlas en su máximo esplendor, te recomiendo prepararlas horneadas con tomate. El sabor de la salsa y la textura de la carne te dejarán enamorado; tanto, que no querrás que la temporada acabe.

Sardinas al horno con tomate, una receta fresca y sabrosa para despedir el verano

Como te he comentado al inicio, estamos justo en la temporada del máximo esplendor de las sardinas. Apenas se siente el calor estos hermosos peces comienza a aumentar su tamaño y se convierten en todo un manjar. Si bien las sardinas tienen un sabor fuerte y también un aroma marcado, esta no es razón para dejar de disfrutarlas.

Una de las mayores ventajas de hacerlas con tomate y con la técnica de cocción en el horno, es precisamente que estas se cocinan sin inundar tu casa con su característico aroma; además, con el tomate adquieren una jugosidad realmente espectacular.

Sardinas: cómo hacerlas con tomate en el horno

Las ventajas de la cocción en tomate

Tomate frito picante: esta es la cantidad justa para que esté 'de muerte'

Como bien sabes uno de los peligros más graves al preparar sardinas, lo representan los anisakis; estos parásitos dañinos que hacen necesario el congelamiento de las sardinas antes de utilizarlas para poder prepararlas marinadas o en ajillo suave. El proceso debe ser de al menos uno cuatro días y es obligatorio para poder consumirlas.

La mayor ventaja de hacer las sardinas con tomate en el horno, es que acabando de llegar con ellas del mercado las puedes preparar directamente sin tener que congelarlas antes, ya que el proceso de cocción a altas temperaturas neutraliza riesgos. Además, si haces una buena cantidad y las conservas de la forma correcta, podrás disfrutarlas cuando quieras, más allá de la temporada.