Quantcast

Devueltas a la naturaleza once rapaces tratadas en el Centro de Recuperación de Vizcaya

Once rapaces han sido devueltas este lunes a la naturaleza después de haber sido tratadas en el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de Bizkaia. En concreto, son cinco cernícalos, un buitre negro (especie catalogada como vulnerable), un buitre leonado y cuatro busardos ratoneros, que llegaron en su mayoría al centro siendo crías y que han sido alimentados y preparados para su puesta en libertad durante los últimos meses.

El subdirector de Espacios Naturales de la Diputación Foral de Bizkaia, Roberto Cañón, ha participado en esta suelta, acompañado de personal del centro, con su responsable al frente, y de la guardería forestal. «La contribución del Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de Bizkaia a la conservación de la fauna autóctona es fundamental dentro de nuestra estrategia de protección de la biodiversidad. Así lo acreditan los resultados de los 22 años de andadura del centro, en los que se han recogido prácticamente 20.000 animales», ha señalado Cañón.

También ha valorado el trabajo de los profesionales que trabajan en las instalaciones de Gorliz, «un esfuerzo que se traduce en la reincorporación en la naturaleza de una media anual de más de 350 animales».

Desde el inicio de este año y hasta el pasado 15 de septiembre, el centro foral ha recogido 1.091 animales, de los cuales 525 llegaron vivos a sus instalaciones. De estos últimos, 285 han sido liberados y otros nueve han sido cedidos a entidades con las que se mantienen acuerdos de colaboración al tratarse de ejemplares que no podían reintroducirse en la naturaleza. El resto continúa su recuperación en las instalaciones de la Diputación.

Del conjunto de animales que han llegado al Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de BIzkaia, el grupo más numeroso es el de las aves (744), por delante de mamíferos (206) y reptiles (141).

La mayoría de las aves han llegado este año al centro porque las encuentran personas fuera del nido cuando aún son crías, aunque también un porcentaje alto ha ingresado por traumatismos. En el caso de los mamíferos, la principal causa ha sido el atropello y en el de los reptiles, el control poblacional, ya que en muchos casos se trata de especies alóctonas, no propias de Bizkaia.

Según han explicado desde la Diputación, la entrada de crías de animal es bastante frecuente. De hecho, este año el Centro ha recogido 756 crías (693 de aves, 61 mamíferos y dos reptiles).

RECOGIDAS ESTE AÑO

Las rapaces soltadas este lunes forman parte de ese grupo de 693 crías de aves recogidas a lo largo de este ejercicio, salvo en un caso, el de un ejemplar de busardo ratonero que entró por debilidad en las instalaciones forales.

Se han soltado cinco cernícalos procedentes de diferentes municipios de Bizkaia. Desde la Diputación han precisado que son aves de presa diurnas y fáciles de ver, prefieren un hábitat de campo abierto y matorral y nidifican en grietas de rocas o edificaciones, en huecos de árboles, ocupan nidos de córvidos y otras aves e, incluso, en el suelo.

Por su parte, el busardo ratonero es una rapaz robusta de mediano tamaño y coloración muy variable, posee unas alas relativamente cortas y muy anchas y una cola que abre en abanico para facilitar el vuelo sostenido.

El buitre leonado es una rapaz que alcanza los 2,5 metros de envergadura y alcanza un peso de entre 6 y 9 kilos. Es una de las aves más voluminosas de Europa y también es una de las más longevas.

El buitre negro es la rapaz más grande de Europa y una de las aves más voluminosas del mundo, sus plumas son marrones con tintes negruzcos en el dorso y en la zona ventral del cuerpo adquieren una tonalidad aún más oscura. Luce en el cuello un collar de plumas pálidas de pequeña longitud y tiene la cabeza cubierta de un corto plumón marrón grisáceo.

«El buitre negro ha sufrido durante siglos una persecución indiscriminada que lo llevó al borde de la extinción, aunque hoy en día la situación de esta especie ha mejorado. En estos momentos, está considerada especie vulnerable», ha destacado la institución foral.

En los 22 años de trayectoria del Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de Bizkaia sólo se han recogido dos ejemplares de buitre negro: el que ha sido liberado este lunes y otro que ingresó en 2013.