Quantcast

Bolaños acusa al PP de buscar «cronificar la fractura en Cataluña»

El ministro de Presidencia, Felix Bolaños, ha acusado este miércoles al PP de buscar «cronificar la fractura en Cataluña» y ha echado en cara al partido de Pablo Casado que no apueste por el «diálogo«. Tras preguntar cuál es el proyecto del PP para esta autonomía, ha recordado su «hoja de servicios»: «dos referéndums ilegales, dos leyes de desconexión y una declaración unilateral de independencia».

«Es evidente que no apuestan ustedes por el diálogo y el acuerdo. Apuestan por la confrontación y por el enfrentamiento. Ustedes son el conflicto, nosotros somos el diálogo», ha espetado a la diputada del PP Edurne Uriarte, quien ha interpelado al ministro en la sesión de control si avala que la comisión de delitos como los de sedición y malversación son un «método legítimo para sentar al Gobierno de España en una mesa de negociación».

Bolaños ha respondido que el Gobierno no avala la comisión de ningún delito, «ni los que cometieron los miembros del Govern en Cataluña en 2017 ni los que cometieron los dirigentes del PP durante años«, en alusión a los casos de corrupción que han afectado a ese partido.

Dicho esto, ha preguntado al PP si avala como «método democrático de presión el bloqueo de los órganos constitucionales y el incumplimiento de la ley como método de presión para modificar una ley conforme a su santa voluntad», en referencia a la propuesta del PP para reformar el sistema de elección del CGPJ que este martes rechazó el Pleno del Congreso.

«GRAVE AFRENTA A LA BANDERA»

Uriarte ha acusado al Gobierno de «montar una mesa de negociación» con los que protagonizaron los «gravísimos delitos» de 2017 y que amenazan con volverlos a hacer. «No lo llamen mesa de reencuentro con Cataluña, es una mesa de encuentro de ustedes, PSOE y Unidas Podemos con los independentistas catalanes», ha enfatizado.

Uriarte ha censurado además que la pasada semana el presidente de la Generalitat, Pere Aragonés, «insultara» a la bandera nacional y Pedro Sánchez «no moviera un dedo» ni «protestara ante esta grave afrenta».