Quantcast

Qué es un diácono

La figura del diácono está presente en la historia de la cristiandad, son considerados por su fe y cualidades morales e incluso se reconoce que ayudan en las actividades de la Iglesia.

Entre muchas otras funciones que le sean asignadas, por ello te invitamos a que sigas leyendo y conozcas más sobre este personaje servicial en la obra de Dios.

¿Qué es un diacono?

Un diácono, proveniente del griego διακονος, diakonos, y luego del latín diaconus, servidor, es una persona considerada un servidor, un clérigo o un ministro eclesiástico, y que dependiendo de la rama del cristianismo que se profesé sus calificaciones y funciones serán, pero dependiendo de sus cualidades, pueden tomar parte en un sínodo.

En las Iglesias católica apostólica, romana, copta y ortodoxa es aquel que recibe el grado inferior del sacramento del Orden Sagrado por la imposición del obispo. Se le considera la imagen sacramental de Cristo servidor, como lo indican las Sagrada Escritura en el Evangelio de Marcos 10:5, “Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos”

¿Quién es el diacono en la Biblia?

¿Quién es el diacono en la Biblia?

Los diáconos son considerados como un antecedente de la jerarquía eclesiástica, ya que en La epístola a los Filipenses, del año 54 a 61 d.C., se menciona a episkopoi (obispos) y diakonoi, (Filipenses 1:1). E incluso en el libro de los Hechos de los Apóstoles del año 60-70 d.C., narra la creación de los Apóstoles que podrían ser considerados los primeros siete diáconos de la Iglesia de Jerusalén.

Simón Pedro consagró a Esteban como diácono de la iglesia de Jerusalén, con los días aumentaban los discípulos y se descuidaban a las viudas y desamparados. En vista de esto los 12 discípulos se reunieron en asamblea, diciendo “No parece bien que nosotros abandonemos la Palabra de Dios por servir a las mesas”

Por tanto, hermanos, buscad de entre vosotros a siete hombres, de buena fama, llenos de Espíritu y de sabiduría, y los pondremos al frente de este cargo; mientras que nosotros nos dedicaremos a la oración y al ministerio de la Palabra”. Asi  escogieron a Esteban, a Felipe, a Prócoro, a Nicanor, a Timón, a Pármenas y a Nicolás, prosélito de Antioquía; los presentaron a los apóstoles.

Un diacono aunque sus orígenes son cristianos, sus funciones no resultan fáciles de precisar, pero en la primera epístola a Timoteo hay algunas cualidades esperadas por él. En I Timoteo 3: 8-13 escrito esta que: “Debe ser dignos, sin doblez, no dados a beber mucho vino ni a negocios sucios; que guarden el Misterio de la fe con una conciencia pura, será probado y después, si fuese irreprensibles, serán diáconos”.

“Las mujeres igualmente deben ser dignas, no calumniadoras, sobrias, fieles en todo. Los diáconos sean casados una sola vez y gobiernen bien a sus hijos y su propia casa. Porque los que ejercen bien el diaconado alcanzan un puesto honroso y grande entereza en la fe de Cristo Jesús”.

Nombre de algunos Diáconos de acuerdo a la historia de la cristiandad

Nombre de algunos Diáconos de acuerdo a la historia de la cristiandad

Ser diacono en los tiempos antiguos de la cristiandad no era fácil por las situaciones vívidas, conoce algunos de los nombres:

  • San Esteban, a saber, el primer mártir.
  • Felipe el diácono, elegido por Dios para convertir al cristianismo al primer no judío: un africano de Etiopía.
  • San Lorenzo, diacono de Roma martirizado en una parrilla al fuego en 258.
  • Vicente de Zaragoza, el protomártir español martirizado bajo el mandato de Diocleciano.
  • Efrén de Siria, Padre y Doctor de la Iglesia.
  • Romano el Mélodo, uno de los más grandes himnógrafos griegos, apodado “el Píndaro de la poesía rítmica”.
  • Francisco de Asís (1182–1226), uno de los santos más admirados y queridos por su sencillez y pobreza espiritual.
  • Atanasio de Alejandría, Padre griego y Doctor de la Iglesia.
  • Tomás Becket, arzobispo, lord canciller y mártir.
  • Reginald Pole, cardenal y último arzobispo católico de Canterbury.

¿Cómo se clasifican los diáconos en la iglesia católica?

En la Iglesia católica existen dos tipos de diácono:

  • Diácono transitorio: se les confiere este ministerio por un corto periodo, que inicia por lo general al culminar sus estudios hasta que el ordinario del lugar considera al candidato suficientemente maduro para ser presbítero por el obispo. Pueden ser diáconos en las parroquias como presbíteros.
  • Diácono permanente: durante el Concilio Vaticano II, se restableció este diaconado, que puede ser conferido a hombres casados. Debe ser por un hombre caritativo, respetuoso, misericordioso y servicial, el obispo debe exigir que sea casado, y sera la esposa quien autorice por escrito al mismo, que acepta la ordenación del esposo, es indispensable.

Si el diácono casado se divorcia no puede volver a casarse, pero sí puede optar a ser presbítero; además quien lo asume siendo soltero, debe guardar el celibato permanente.

¿Cuáles son las funciones de los diáconos en la iglesia católica?

¿Cuáles son las funciones de los diáconos en la iglesia católica?

Las funciones del diácono en la Iglesia católica son:

  • Proclamar el Evangelio, predicar y asistir en el Altar.
  • Administrar el sacramento del bautismo.
  • Estar al frente de la celebración del sacramento del matrimonio.
  • Conferir los sacramentales.
  • Llevar el viático (sacramento de la eucaristía a los enfermos en peligro de muerte) pero no puede administrar el sacramento de la unción de los enfermos, ni la reconciliación.
  • Toda aquella labor relacionada con obras de misericordia.

¿Cuáles son las vestiduras propias del diácono?

Las vestiduras del diácono son: la estola puesta de manera cruzada en el cuerpo, que va del hombro izquierdo al lado derecho, a la altura de la cintura y sobre esta la dalmática, vestidura cerrada con amplias mangas.

Aunque comúnmente puede usar sotana o camisa clerical y alzacuellos, lo que use diariamente dependerá de su estilo de vida y del carácter de su diaconado.

¿Cuáles son las limitaciones en las funciones un diácono?

Un diácono no tiene autorización para presidir la Cena del Señor, ni bautismos, ni reunión administrativa, ni oficiar una ceremonia matrimonial, administrar un sacramento y menos la admisión o el traslado de miembros. De no contar en la iglesia con quien ejerza estas funciones, se debe solicitar al consejo.