Quantcast

Qué es el baño turco

La cultura del baño turco se remonta a 800 años y tiene sus orígenes en Anatolia central y Estambul, donde todavía se pueden encontrar los baños más bellos. El hammam como también se le conoce da forma a la historia del baño en Oriente.

¿QUÉ ES EL BAÑO TURCO?

Gracias a los estrictos requisitos de limpieza del Islam, estos baños turcos ya eran muy populares entre los otomanos. Quedarse, lavarse y charlar en el baño oriental es un placer lejos del bullicio.

Los baños termales romanos ya eran lugares de encuentro donde las cosas útiles se combinaban con la convivencia, mientras que el baño turco es un lugar de agradable reclusión, donde se encuentran lo agradable y lo tranquilo.

En el hammam, cuerpo y mente se bañan en un suave calor y una luz suave. No se trata solo de una limpieza corporal, sino de un verdadero festín para los sentidos: el calor, la humedad, la espuma, los olores y el tacto dan como resultado una compleja obra de arte al servicio del bienestar. La palabra árabe «hamam» en realidad sólo significa «calentar».

SALA DE VAPOR

Un baño turco es una sala de vapor en la que se lleva a cabo una ceremonia especial de baño. La atención se centra en la relajación a través del vapor y un posterior masaje con espuma de jabón.

Los hamams fueron originalmente baños públicos que se construyeron en el mundo islámico en la Edad Media.

El ritual tradicional turco todavía se usa allí hoy para el cuidado del cuerpo, la limpieza y la comunicación interpersonal. Los baños de vapor orientales son ahora comunes en todo el mundo. En Europa, un hammam se valora como un lugar de descanso y relajación.

En este espacio puedes averiguar exactamente qué es un baño turco, cómo funciona un tratamiento de hammam y qué tan altos son los precios para una visita al baño turco.

¿QUÉ ES UN HAMMAM?

Un hammam es un establecimiento de baño oriental tradicional. La ceremonia en un hammam se utiliza para purificar el cuerpo y la mente. Los visitantes pasan por habitaciones con diferentes temperaturas. Esto es importante para que la circulación se acostumbre lentamente al aumento de temperatura y humedad.

El interior del baño de vapor suele estar hecho de mármol. La primera sala a la que ingresa se llama «Maslakh» y es una sala de relajación. A través de esto se llega al «Sogukluk». Aquí la temperatura ya está entre 30 ° C y 45 ° C.

El baño de vapor real tiene lugar en la habitación contigua, el «Halvet», con una temperatura ambiente de 50 ° C a 60 ° C y una humedad del 65 por ciento. Los lavabos cuelgan de la pared del baño turco para lavar con agua fría o caliente.

En el centro de la habitación está la cama Göbektasi con calefacción, también conocida como piedra del ombligo.

Los hammams públicos tienen áreas separadas para hombres y mujeres. En Turquía, las casas de baños se utilizan como lugar de encuentro para intercambiar ideas. Si está de vacaciones en Turquía, ¿por qué no planificar un viaje al hammam?

En Europa, en cambio, los hammams se consideran oasis de calma en los que la gente no debería hablar si es posible. Dado que los hammams tienen sus orígenes en la cultura física islámica, también se les conoce como «baño oriental» o «baño turco» en este país.

Qué es el baño turco
Qué es el baño turco

LA HISTORIA DEL BAÑO TURCO

La cultura Hamam proviene originalmente de Oriente. Inspirándose en las tradiciones de los baños romanos, los turcos de Estambul (entonces Constantinopla) desarrollaron su propia ceremonia alrededor de 1450.

Los baños turcos a menudo se construían junto a las mezquitas, porque los rituales de limpieza antes de las oraciones eran y son parte del Islam. Al principio, a las mujeres no se les permitía ingresar a los baños turcos.

Esto cambió a lo largo de la historia. Porque se decía que el calor del hammam tenía un efecto de promoción de la fertilidad en las mujeres. Sin embargo, las ceremonias de baño se separaron según el género en términos de tiempo y espacio. La tradición centenaria es ahora popular en todo el mundo. El masaje hammam también es muy popular en Europa.

¿CÓMO FUNCIONA LA CEREMONIA DEL BAÑO EN UN HAMMAM?

Una estancia en el baño turco es para la limpieza y la relajación del cuerpo. Tu visita a un baño turco comienza con un baño o una ducha para limpiar tu cuerpo de suciedad. A esto le sigue un paseo hasta el baño de vapor. Tus músculos están relajados gracias a una temperatura ambiente de 50 ° C a 60 ° C que es suave para la circulación.

Además, se abren los poros de tu piel. El uso de aceites esenciales en relación con el vapor limpia las vías respiratorias. Después de unos 15 minutos, se enjabona el cuerpo con agua tibia y espuma.

Sigue otro paso hacia el baño de vapor. Luego te acuestas sobre una cálida losa de mármol y te dejas mimar por el maestro del hammam, el llamado “Tellak”. Este masajea tu cuerpo con una toalla áspera, también llamada «kees». El masaje funciona como un peeling de cuerpo completo, ya que elimina las partículas muertas de la piel y estimula la circulación sanguínea.

Qué es el baño turco
Baño turco

El metabolismo y el sistema cardiovascular también se ponen en marcha. Tras el peeling, el maestro del hammam vuelve a envolver tu cuerpo con espuma de jabón y continúa con el tradicional masaje hammam. El masaje de espuma se realiza con un pequeño saco de lino que se sumerge en agua jabonosa.

Finalmente, Tellak lava la espuma de tu cuerpo con agua tibia. El tratamiento va seguido de una fase de relajación. No regreses a tu agitada vida cotidiana de inmediato, sino que descansa en una habitación contigua más fresca. Para finalizar la visita al baño turco es recomendable beber un vaso de té.