Quantcast

Alioli: el ingrediente que debes ponerle para que salga más dulce

El alioli es uno de los aderezos más populares y tradicionales en España; y si bien los puristas defienden a capa y espada la tradicional forma de su elaboración, son muchas las variaciones que se han ido realizando dando como resultado distintos aromas, colores y sabores.

Una de las versiones más ricas de alioli es el de aguacate, el cual no solo resulta delicioso, sino también muy vistoso gracias a bonito color verdoso. Así mismo, versiones dulces del alioli han surgido para engalanar los más diversos menús aportando un delicioso sabor dulzón y distintivo a la más arraigada tradición.

Más allá de la cremosidad, lo delicioso de un alioli dulce

Alioli, cómo prepararlo

Son varias las salsas y aderezos dulces que se disfrutan en la actualidad en diversas preparaciones. La mayor parte de ellas tiene una base muy parecida al tradicional alioli, y son enriquecidas con diferentes especias y endulzantes que le otorgan su tradicional sabor. 

Lo que hace especial al alioli dulce es precisamente la mezcla de sabores entre el fuerte ajo y el dulce que termina siendo toda una explosión en la boca. Este mix se disfruta de manera perfecta acompañando todo tipo de carnes y también los más deliciosos sandwiches.

El alioli dulce tiene la capacidad de elevar al máximo la experiencia del disfrute de un plato sencillo. Imagina preparar un crujiente pollo frito y untar un poco de este aderezo. Te puedo asegurar que la experiencia despertará todos tus sentidos. 

Y lo mejor de todo, es que no tendrás que perder la cabeza buscando el ingrediente perfecto para el toque de dulce que necesita tu alioli, pues se trata de un ingrediente ampliamente utilizado en la cocina y que combina de manera estupenda con preparaciones saladas – dulces.

El ingrediente perfecto para un alioli dulce y tentador

Miel: estas son las mejores de súper según la OCU

Muchos son los endulzantes utilizados en la cocina, pero solo pocos combinan de forma ideal con los aderezos. El azúcar blanca por ejemplo combina en muchas preparaciones, sin embargo a la hora de utilizarla en aderezos no es muy agradable que se diga.

La miel por su parte es perfecta, y no solo para el alioli, sino también para muchos aderezos que combinados con su dulzor y aroma resultan en toda una tentación imposible de evitar.

La miel es el mejor endulzante natural para ser añadido a los aderezos, ya que con una pequeña cantidad estarás aportando un sabor bastante dulce. No serán necesarias grandes cantidades de ella para dar con el toque justo de dulzor que tanto enamora en un buen alioli dulce.

Siempre que vayas a comprar miel, asegúrate de adquirir una natural o ecológica. Esta garantiza no haber sido manipulada con adición de azúcares o aromas artificiales. La mejor es la extraída directamente del panal y que no contenga ningún componente artificial.

Beneficios de la miel

miel

Antes de popularizarse la extracción del azúcar de la caña, la miel constituía la base para endulzar cualquier preparación. Y a diferencia de otros endulzantes, la miel no solo potencia el sabor de las comidas, sino que también es una fuente de energía natural y representa grandes beneficios para la salud.

El consumo de miel está recomendado para comenzar el día con energía, y como alimento previo a realizar actividad física. Así mismo, es una fuente natural de antioxidantes que puede contribuir en la prevención de enfermedades cardiacas y en procesos inflamatorios de algunas enfermedades autoinmunes.

Las propiedades revitalizantes de la miel, han logrado que de hecho en la medicina ayurveda de la India, este alimento sea utilizado para tratar la debilidad corporal o cansancio excesivo.

Aunque no lo creas, al preparar el alioli dulce con miel, también alivias el reflujo producido por el sabor del ajo. Este endulzante natural favorece el proceso de digestión y contribuye a mejorar la actividad de todo el sistema digestivo.

Cómo se hace el alioli dulce

alioli

Para hacer el alioli dulce, los pasos a seguir son sumamente sencillos, y básicamente son los mismos a seguir para un tradicional alioli con huevo, con la salvedad de que se añade una pequeña porción de miel, la cual puedes ajustar según tu gusto.

Tal como te comentaba, la miel tiene la ventaja de endulzar mucho más que el azúcar común, por esta razón no será necesario añadir grandes cantidades de esta para alcanzar el toque de dulce perfecto.

Coloca en el vaso batidor 1 diente de ajo, 1 huevo, 200 ml de aceite de oliva suave o de girasol y una pizca de sal. Comienza a licuar a potencia baja hasta que notes que todos los componentes están emulsionados. Cuando esto suceda vierte 2 cucharadas de miel y continúa batiendo.

Notarás como el alioli cambia un poco de color y se vuelve más espeso a medida que continúas batiendo. Una vez que tome cuerpo, para de batir y llévalo a un envase con tapa. Consérvalo en la nevera hasta el momento de utilizarlo.

El huevo se añade para emulsionar más rápido la mezcla; sin embargo, puedes también hacer un alioli tradicional sin huevo y añadir la miel hasta integrarla por completo.
Puedes aprovechar este rico alioli dulce para acompañar las más variadas recetas. Con esta combinación de sabores seguramente quedará muy bien en un rico sandwich de cordero, el preferido de Dalí.