Quantcast

Cómo saber si tu perro o gato tiene calor

Aunque no lo creas, las olas de calor también las pueden padecer el perro y el gato, aunque no lo creas. Cuando llega la calurosa época del verano, una de las mayores víctimas de estas altas temperaturas son las mascotas, quienes comienzan a sentirse un poco incómodos y jadeantes.

Tanto el perro como el gato, comienzan a padecer un colapso ante el calor. Jadeos, mucosidad, convulsiones, pelaje caliente, entre otros. Son fatales las temporadas calurosas, ya que por lo general , las mascotas están acostumbradas a ciertas temperaturas.

Pero cuando estas son de impacto, mayormente buscan sentirse más frescos y cómodos. Pero cuando el perro y el gato no logran refrescarse , es seguro que tienden a padecer colapsos tras la ola de calor.

LE PUEDE INTERESAR: EL CALOR, CON MÁXIMAS QUE ROZARÁN LOS 40ºC, PONDRÁ EN RIESGO A 21 PROVINCIAS

Un golpe de calor en un gato o perro,  en un caso extremo puede ser fatal, llevando a este a la muerte. Para que puedas cuidar de manera correcta la salud del perro y el gato y saber cómo actuar si sufre de algún golpe de calor y protegerlo de ello, te recomendamos que prestes atención a los síntomas.

Además de eso, estar sumamente pendiente para cuando las mascotas comiencen a dar el primer indicio de calor, actuar rápido.

¿Qué hacer si mi perro o gato padecen un golpe de calor?

¿Qué hacer si mi perro o gato padecen un golpe de calor?

Algo fundamental e importante es que tanto el gato como el perro se encuentren siempre en un lugar que sea fresco cuando quiera acostarse y descansar.

Por lo general, las mascotas buscarán en lugares donde no haya mucha luz intensa del sol que puedan perjudicarlos.

Tanto el perro como el gato deben estar en zonas dónde el calor no se concentre ni el sol pegue de forma directa. Además, es recomendable que se encuentren en espacios frescos, abiertos,  más que nada cuando el día se encuentra en sus horas más cálidas.

Puedes alternar, es decir cuando esté la hora más fuerte de calor, puedes tenerlos dentro de casa en un rincón que sea abierto y entre brisa o haya ventilador. Mientras que cuando llegue las horas de gran brisa o esté un poco más fresco, puedes sacarlos a la terraza o balcón.

Recuerda que cuando hay mucho sol, no es recomendable tener al perro ni al gato en las zonas como las terrazas. Puesto que muchas de ellas no tienen lugares para refugiarse del calor o simplemente el espacio que existe es insuficiente.

Trata de darles agua fría si el calor es intenso, de manera que se refresquen cada que quieren. Cambia el agua del gato y el perro cada cierto tiempo y evita que consuman agua tibia o caliente.

Es preciso aclarar que si el gato o el perro sufre un golpe de calor no debes emplear el agua fría para bajar la temperatura corporal. Solo debes refrescar la cabeza y el abdomen en el caso del perro. También ayudará darle de beber en pequeñas cantidades y mantenerlo en lugar fresco.

La hidratación juega un papel fundamental para atacar el calor

La hidratación juega un papel fundamental para atacar el calor

Un gato y el perro, al igual que cualquier tipo de mascota, debe tener acceso y a su disposición en las 24 horas del día, su recipiente con suficiente agua.

Tal como mencionamos, debe ser cambiada cada cierto tiempo y la cual debe estar limpia.

Ten en cuenta que debes comprobar de forma seguida si en el bebedero tanto del gato, como el perro hay agua. Pues como a menudo la luz del sol o el calor da directo al tazón, puede secarla o ponerla caliente.

Un dato para que siempre se mantenga el agua en un estado fresco para tu gato o perro, es colocarle un cubo de hielo dentro de su bebedero con agua. Como mencionamos anteriormente, el agua fría los refresca y los mantiene frescos.

Pero también ten en cuenta que no debes sobrepasar el agua de cubos de hielo o dejarla muy fría. Esto debido a que algunos, no todos, pero hay gatos o perros que simplemente no les gusta el agua fría.

Un dato especial con respecto al gatos, es que a menudo a estos no les gusta beber mucha agua. Esto debido a que son fanáticos de la leche, algo que puede ponerles en riesgo de un golpe de calor y hasta de llegar a deshidratarse.

Sin embargo, un truco para que estos permanezcan hidratados en tiempos de calor es estimularlos. Es decir que si colocas bebederos de agua dentro de la casa o al alcance del gato, es seguro que comenzará a consumir agua. Y se mantendrá hidratado en plena ola de calor.

Tenga en cuenta que el agua puede gustar al perro pero no mucho para el gato

Tenga en cuenta que el agua puede gustar al perro pero no mucho para el gato

No es secreto para aquellos que tienen mascotas que algunos gatos no le atrae en nada el agua. Así que a la hora de refrescarlos , puedes usar una toallita húmeda, la cual pasarás desde la cabeza del gato hasta su dorso.

El agua que se encontraba en la toallita húmeda y ahora se ha encargado de humedecer el pelaje del gato va a causar un efecto parecido a nuestro sudor. Un gran número de gatos odian intensamente el encontrarse en contacto con el agua, pero si se usa una toallita húmeda, suelen tolerarlo de un modo mucho mejor.

En caso del perro, puedes colocarle una bañera repleta de agua para que el decida meterse cuando sienta calor. Es decir que decida bañarse cuando sienta que el calor es muy intenso.

Puedes consultar con el veterinario de confianza en caso que tengas más dudas al respecto.