Quantcast

De Espejo Público a El programa de AR: los motivos de Alfonso Egea para dar la puñalada a Susanna Griso

Susanna Griso, la presentadora de Espejo Público, ha recibido un golpe inesperado de su colega Alfonso Egea, quien se ha largado a El programa de AR. Una noticia que ha dejado a todos con la boca abierta y que nadie se esperaba, ya que prácticamente llevaba toda una vida trabajando en el magazine. Se trata de una salida imprevista que ha puesto a arder las redes, y ha sorprendido a la audiencia seguidora del mencionado plató.

Si bien nos encontramos en una temporada de descanso, hay programas que más bien están tratando de armarse hasta los dientes con figuras claves del acontecer nacional. En esta oportunidad, el reconocido show de las mañanas, recibirá a este hombre que veíamos como pez en el agua en producto original de Atresmedia, que ha decidido cerrar esta etapa en su carrera. Hay motivos vinculantes a esta decisión, así que te los vamos a destripar a continuación.

Hubo problemas con la reciente directiva de Espejo Público

Hubo problemas con la reciente directiva de Espejo Público susanna griso  el programa de ar

Ya queda en evidencia que Susanna Griso no tiene que ver en nada con la salida definitiva de Alfonso Egea de Espejo Público. Pero al parecer, el actual fichaje de El programa de AR tuvo algunos desencuentros con la dirección del programa en el que estaba laborando desde el año 2010. Como bien sabemos, Alfonso había tenido un rol preminente en el magazine. Era un rostro recurrente en los programas, y hasta se desempeñó como copresentador; casi la mano derecha de Griso.

Sin embargo, cuando se dio el cambio de directiva el año pasado, tanto el periodista y otros compañeros como Nacho Abad y Gonzalo Bans se vieron afectados, ya que les redujeron considerablemente sus apariciones en pantalla. Vale indicar que, la que estaba al mando era Belén García, una dura en el programa con 10 años al frente. En su lugar, llegó la periodista Araceli Infante como jefa de este matinal de Antena 3. Sus estrategias a muchos no les gustó, y por eso Egea no perdió tiempo en tocar otras puertas.