Quantcast

Certificado Covid: así pueden hackearlo y robar tus datos

El pasado 7 de junio, España comenzó a probar el pasaporte Covid. Es una forma de permitir que los ciudadanos viajen, ya sea porque ha sido vacunado contra el coronavirus o ha dado negativo en un test de antígenos o PCR con unos días de antelación. Así, las personas pueden viajar entre países de la Unión Europea de forma segura. 

Se trata de un documento que puede estar tanto en papel como en formato digital. Y este último incluyendo un código QR con la información mínima esencial y que debe ir sellado para garantizar que sea verificado. Este pasaporte covid, incluye el resultado de los test realizados, el tipo de vacuna recibida o cualquier otra información que garantice el negativo en Covid-19.

La Eurocámara da luz verde al nuevo Certificado Covid de la UE

certificado covid ue

A partir del 1 de julio de 2021 entra en vigor el Certificado Digital Europeo o también llamado pasaporte COVID. El cual llega para asegurar la movilidad de los ciudadanos entre países de la Unión Europea de forma segura. Aunque a pesar de las ventajas que parece tener, los expertos en ciberseguridad han afirmado que este documento también puede llegar a tener riesgos en la seguridad. 

Este pasaporte COVID acredita que el titular del documento ha recibido la vacuna correspondiente. O ha dado negativo en el test de antígenos o PCR, por lo tanto puede cruzar las fronteras con más facilidad. A pesar de que los creadores han asegurado incorpora una moderna y robusta tecnología basada en códigos QR, estos últimos meses han aumentado las ciberestafas con motivos relacionados con el coronavirus. 

Los peligros que tiene este documento son principalmente la falsificación y venta ilegal, así como su utilización para lanzar un ciberataque, pero también para que se utilice de forma ilícita para un objetivo que no es favorecer la movilidad entre países. 

Desde que se declaró la pandemia mundial del COVID-19 hasta hoy, ha estado a la orden del día las estafas con dinero y credenciales a cambio de tests, vacunas o alertas fraudulentas. En abril del año pasado se detectaron más de 300 señuelos de phishing sobre el coronavirus y a través de estos los usuarios acaban accediendo a contenido malicioso. Y teniendo en cuenta el aumento del teletrabajo, los ciberataques han aumentado en exceso.