Quantcast

Acuerdo en Congreso para que España se postule como «destino seguro» para personas LGTBI

El Congreso quiere que el Gobierno promueva a España como destino seguro para el colectivo LGTBI, incluyendo la realización de un plan de acogida para personas perseguidas en su país por su orientación sexual. Además, se anima al Ejecutivo a impulsar una investiogación en el Tribunal Penal Internacional (TPI) contra los Estados que persigan a los homosexuales.

Así se recoge en una iniciativa impulsada por Ciudadanos y acordada con el PSOE, que ha sido debatida y aprobada este martes en la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso, con 30 votos a favor y cinco en contra, los de Vox.

El texto de la iniciativa pactada, comienza expresando su solidaridad «con los miles de personas en el mundo que, en pleno siglo XXI, continúan siendo cruelmente perseguidas, encarceladas, sometidas a trabajos forzados, castigos físicos e incluso, en los casos más atroces, condenadas a muerte, o asesinadas, en razón de su mera orientación sexual o identidad de género».

Y como reconoce la persecución de este colectivo como una forma de «crímenes contra la humanidad», llama al Gobierno a promover ante la Fiscalía del TPI «una investigación oficial e independiente de la persecución que vienen sufriendo las personas LGTBI en alguno de los lugares en los que se están violando sus derechos y libertades, en tanto que crimen de lesa humanidad».

La propuesta, que ha recibido la abstención de Vox, insta al Gobierno a «posicionar a España en el mundo como destino seguro para las personas LGTBI como parte fundamental de nuestra estrategia de diplomacia pública y de acción exterior, promoviendo además con nuestros socios internacionales la necesidad de asegurar el respeto a los derechos y libertades de las personas LGTBI en todo el mundo».

REAGRUPACIÓN DE FAMILIAS LGTBI

Para ello, pide la aprobación de un Plan de Acogida que incluya, entre otras medidas, «reforzar la Oficina de Asilo y Refugio con más recursos humanos y económicos para agilizar los trámites de evaluación, verificación y aprobación de solicitudes de asilo que recibe cada año España», así como «invertir en formación del personal de la Oficina y de las Fuerzas de Seguridad encargadas de la gestión de fronteras en el tratamiento de solicitudes de asilo presentadas por motivo de discriminación por razón de orientación sexual o identidad de género».

Asimismo, ese plan deberá «mejorar el marco de atención a las necesidades específicas de las personas LGTBI que solicitan asilo en España, así como a las posibles consecuencias e impactos psicológicos que puedan presentar por el acoso, persecución o violencia recibida en sus países de origen».

Igualmente, deberá «avanzar en el reconocimiento de la unidad familiar de las familias LGTBI refugiadas, facilitando así la reunificación familiar en condiciones de igualdad con las parejas heterosexuales y sus hijos, evitando así que la concesión de la protección internacional a un miembro de la familia pueda resultar en la fragmentación de esa familia».

En sus intervenciones, los principales grupos han coincidido en señalar los avances en la materia que se han logrado en los últimos años, pero también que aún queda mucho por hacer ya que en cerca de 70 países en todo el mundo están penalizadas las relaciones homosexuales y en once incluso puede condenarse a muerte.

LA ENMIENDA DE VOX, RECHAZADA

Por su parte, Vox ha presentado una enmienda en la que reclamaba que se abandonara el término «género» para sustituirlo «orientación sexual o sexo». El portavoz del grupo, Emilio Jesús del Valle, ha subrayado que el género es «un término sintáctico» y no científico y que al hablar de discriminación hacia personas «por su orientación sexual» se abarca a un «colectivo mucho más amplio» que el de los LGTBI como son las «personas».

Asimismo, Del Valle ha recordado que la propia Constitución ya garantiza la igualdad de todos los ciudadanos. «En Vox nos negamos a hacer política en base a la idea falsa de una sociedad española dividida en colectivos a los que los políticos tienen que proteger como a víctimas», ha aseverado.

«Nosotros no nos metemos en la cama de nadie, creemos en la libertad e igualdad de todas las personas», ha añadido, denunciando que el ‘lobby’ LGTBI no representa a todo este colectivo, ni siquiera a una mayoría dentro de él, y pese a ello «busca imponer su ideología a toda la sociedad».

Desde la izquierda, ha añadido, seguro que «nos llamarán homófobos» por «no querer etiquetar a las personas y victimizarlas predeterminadamente», que es lo que hacen ellos.