Quantcast
domingo, 13 junio 2021 2:14

Messi, Cristiano Ronaldo y otros jugadores con partes del cuerpo aseguradas

-

Los grandes deportistas de la actualidad, como bien podrían ser catalogados Lionel Messi, Cristiano Ronaldo o Rafael Nadal, por poner unos ejemplos, se mueven es esferas muy distintas al resto; no solo de los simples mortales, también de otros profesionales del deporte. Su talento y destreza los ha llevado a estar por encima del resto, lo que se demuestra al ver todos los trofeos que acumulan en sus vitrinas. De alguna forma deben mantenerse a salvo, pues protegerse es lo que los mantiene en la élite, ganando mucho dinero y trofeos.

Por supuesto que es entendible que esta clase de deportistas de élites tengan seguros para ellos y sus familiares; pero a diferencia de las personas comunes, que están asegurados ellos como tal, estos pueden hacer algo mucho más especial. Los deportistas realmente de élite suelen ir más allá y por eso se han tomado la decisión, en alguna etapa de su carrera, de asegurar sus herramientas de trabajo; es decir, que estos protegen sus manos, piernas o brazos ante cualquier accidente. Grandes jugadores como Messi tiene pólizas para proteger partes de su cuerpo y sorprendería la cantidad de deportistas que lo hace.

Kournikova aseguró muy bien sus brazos

La rusa aseguró esos brazos tan famosos

Para muchos deportistas la fama los mueve en órbitas que los simples mortales no pueden alcanzar, muchas veces es por su maravilloso talento y tirón publicitario, como puede ser Messi, y otras por su gran destreza y atractivo, como puede ser Beckham o Cristiano Ronaldo; pero en ocasiones tu belleza sobrepasa lo que puede hacer tu talento y con eso ya te da para ser famoso, uno de los casos más representativos de eso es el de Anna Kournikova. La tenista se le reconoció muchas veces más por lo que hacía fuera de la cancha, donde era modelo y por su romance con Enrique Iglesias, que dentro de ella, donde tenía un gran talento aunque no pudo ganar ni un solo título. Sea como sea, la rusa no dudo en asegurar sus herramientas de trabajo, como lo eran sus brazos, y lo hizo por 4 millones de dólares.