Quantcast

Croquetas: la clave del rebozado que hará que salgan espectaculares

Las croquetas son en definitiva una propuesta rica y nutritiva a la hora de preparar un rico y completo almuerzo. Esta receta es tan completa, que en sí, incluye: proteínas, calcio, carbohidratos y grasas.

Unas buenas croquetas no solo deben tener una buena textura y sabor en su interior, sino que también deben ser crujientes por fuera. Nada se compara al placer de morder una croqueta con un rebozado crocante y que en su interior sea cremosa y deliciosa.

Degustar unas croquetas que no se encuentren crujientes no es para nada agradable, estas pueden tener un sabor exquisito, pero si no están crujientes en su exterior, será como comer entonces unas simples bolas de puré…

Para disfrutar de unas verdaderas croquetas que den honor a su nombre (recordemos que su nombre proviene de “croquette” comer algo que cruje), esta debe tener la textura exterior perfecta.

Aquí te contamos como puedes preparar unas croquetas dignas de un buen gourmet, con un rebozado sencillamente espectacular que dejará a todos con ganas de comer más.

Croquetas crocantes espectaculares – Receta

croquetas crujientes

Ingredientes 

  • Leche 1 vaso y ½
  • Harina 3 cucharadas
  • Mantequilla 1 cucharada
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Pimienta blanca
  • Nuez moscada
  • ½ cebolla
  • 4 rebanadas de panceta
  • 1 pechuga de pollo
  • 2 huevos
  • Pan rallado
  • Maíz frito (kikos)

Preparación

1.- Corta las rebanadas de panceta en pequeños cuadrados y llévalas a la sartén sin añadir aceite, permite que se cuezan y tuesten en su propia grasa. Una vez estén a tu gusto retíralas de la sartén y resérvalas.

2.- En la misma sartén en la que cocinaste la panceta añade la ½  cebolla picada en cuadros pequeños.

3.- Incorpora  ala sartén la pechuga de pollo cortada en trozos pequeños y cocina junto a la cebolla hasta que este cocido.

4.- Regresa los trocitos de panceta a la sartén para que se integren mejor todos los sabores, transcurridos un par de minutos retira la sartén del fuego y reserva.

5.-  Prepara la bechamel: añade la harina a medio vaso de leche y mezcla muy bien. 

6.- En una cacerola añade el resto de la leche e incorpora la mantequilla, agrega la sal, la pimienta blanca y la nuez moscada, lleva al fuego.

7.- Al momento en que la leche comience a hervir, es el momento de incorporar el medio vaso de leche al que se le había incorporado la harina.

8.- Lleva todo a fuego fuerte hasta que la textura sea lo suficientemente cremosa y se despegue de las paredes de la cacerola, alcanzada esta textura retira del fuego.

9.- A la crema anterior añade el pollo con panceta que tenías reservado e incorpóralo perfectamente a toda la masa.

Elaboración de las croquetas

croquetas crujientes

10.- En una bandeja coloca la crema y tápala con papel film (para que no se reseque) hasta que esté completamente fría, es recomendable dejarlas de un día para otro para obtener una mejor textura final.

11.- En un bol procede a batir los huevos con un poco de sal.

12.- En una bandeja añade el pan rallado junto al maíz frito o kikos triturados.

13.- Realiza las croquetas con la forma de tu preferencia, puedes cortar cuadros de la mezcla que tienes en la bandeja y hacer cuadrados, o elaborar las croquetas con forma tradicional.

14.- Pasa las croquetas por el huevo batido y por el pan rallado mezclado con los kikos.

15.- Fríe en aceite abundante y caliente, al estar perfectamente doradas colócalas en un escurridor.

¡A disfrutar!

Consejos finales

croquetas crujientes
  • Es recomendable preparar la masa un día antes para que sea mucho más fácil formar las croquetas.
  • El pollo y la panceta deben estar cortados en cuadros pequeños para que sea un acabado delicado y supremamente delicioso.
  • Evita freír varias croquetas a la vez, esto haría que se pierda temperatura y las croquetas absorberían demasiado aceite.
  • Es conveniente colocar las croquetas en un escurridor, de esta manera se evita que se ablanden al colocarlas sobre papel absorbente. Este es el truco para que permanezcan crocantes.
  • Como alternativa, puedes agregar restos de carne o pollo asados o guisados, las croquetas tendrán aún más sabor.
  • Un truco para obtener buenos resultados y no estar apurado al momento de una comida, es conservar las croquetas congeladas y freírlas al momento de servir; de hecho puedes freírlas aun congeladas.

Curiosidades que de seguro no conoces de las croquetas

croquetas crujientes
  • Cada 16 de enero se celebra el día internacional de las croquetas.
  • Las croquetas nacieron de la necesidad de reciclar los sobrantes de otros platos y no tener que desechar nada.
  • En sus inicios se utilizaban patatas para darle mayor consistencia al relleno.
  • Las croquetas ocupan el tercer lugar entre las tapas más consumidas en España, solo viéndose empañadas por la tradicional tortilla española y las patatas bravas.
  • Aun cuando para su elaboración puede contener cualquier tipo carne o guiso, las croquetas preferidas en España son las elaboradas con jamón.
  • El error más común en su preparación es la textura de la bechamel, muchos preparan una bechamel demasiado aguada, aunque en ocasiones también hay quienes las elaboran excesivamente grumosas.
  • Durante el verano se dispara el consumo de las croquetas en España, quizás porque es cuando vienen perfectas acompañando una buena cerveza para el calor veraniego.
  • Atendiendo la predilección hacia las croquetas, cada día es más posible pedirlas a domicilio.

Bien sea para acompañar unos tragos entre amigos o para comer durante el almuerzo, las croquetas siempre serán una buena opción para consentir el paladar.

¡Bon Appetit!