Quantcast

Dead Places: Razones para no ver la serie de éxito de terror de Netflix

No cabe duda de que las series y películas de Netflix son siempre un verdadero éxito entre los clientes de la popular plataforma de contenidos bajo demanda. No todas cosechan la misma fama claro, pero hay algunas que si no quieres que te enganchen como para verlas en un solo día, es mejor no verlas. Este es el caso de una de las nuevas series originales de la plataforma de contenido bajo demanda, hablamos de Dead Places, una serie de suspense y terror sobrenatural que te enganchará desde el primer capítulo.

Esta serie tiene una gran particularidad, y es que se trata de una producción que viene de territorio sudafricano, algo desde luego nada habitual, y que nos crea aún más curiosidad. A continuación, te contamos todo sobre Dead Places, y por qué no deberías verla. A no ser que estés dispuesto a sufrir más de un amago de infarto…

Sobre Dead Places

dead places

Dead Palces, al español traducida como Lugares muertos, es una serie de suspense y terror sobrenatural que acaba de aterrizar en la popular plataforma de contenidos bajo demanda, como ya te explicábamos en un principio. Así que si eres un amante de este género, y no quieres engancharte en cuestión de minutos, te recomendamos mantenerte alejado de este gran trabajo.

Se trata de una serie que ha llegado al inmenso catálogo de Netflix desde Sudáfrica, que como también te explicábamos, no es algo habitual, por lo que resulta una fantástica oportunidad para conocer la religión de esta región.

La serie tiene un total de 8 capítulos, los cuales tienen una duración que va entre los 41 y 51 minutos. La dirección ha sido trabajo de Fred Wolmarans y Gareth Crocker, este último también ha formado parte en la redacción del guion, Esta es una producción de Motion Story, y ha sido distribuida por Urban Movie Channel y Netflix.

Si te gusta el género de suspense y terror, en esta plataforma puedes encontrar otras producciones que podrían gustarte. Algunas de ellas son Los irregulares, Drácula y Black Summer.