Quantcast

Archivada una denuncia contra una exmilitar que mostró un pistola en una discusión

El Juzgado de Instrucción número 18 de Sevilla ha declarado el archivo de las actuaciones incoadas a cuenta de una denuncia promovida por un vecino de la capital andaluza, contra un militar de 80 años de edad que en el marco de una discusión le mostró una pistola “real pero inutilizada para disparar”, pues este anciano “nunca encañonó al denunciante ni verbalmente le anunció mal alguno”, con lo que los hechos no reúnen los requisitos de una amenaza “ni siquiera leve”.

Según figura en un auto emitido el pasado 30 de marzo por dicha instancia judicial, el denunciante del asunto y el denunciado mantiene “un antiguo conflicto” por las plazas de garaje de las que son usuarios en Sevilla capital y, en tal contexto, en octubre de 2020 ambos coincidieron “aparcando en sus respectivas” plazas.

Tras enzarzarse ambos en una discusión, según el juzgado, el denunciado mostró al denunciante una pistola “real pero inutilizada para disparar”, acercándose con ella en la mano a su interlocutor pero “sin encañonar” al mismo mientras le preguntaba si estaba viendo el arma. El incidente, según el relato judicial, habría finalizado al telefonear el denunciante a la Policía.

NO LE ENCAÑONÓ

Ante ello, el Juzgado de Instrucción número 18 determina que como el denunciado “nunca encañonó al denunciante ni verbalmente le anunció mal alguno”, los hechos no reúnen los requisitos de una amenaza “ni siquiera leve”.

Un informe policial, en cualquier caso, habría determinado que “la pistola presenta un vástago de acero soldado en el interior del cañón, a la altura de la recámara, lo que es indicativo de que dicha acción se ha realizado para proceder a la inutilización del arma”.

“Es más, en espontánea declaración del denunciante a la Policía, (este) le dice (a los agentes) que el denunciado no le ha apuntado ni dicho expresión amenazante alguna, ni dijo que la fuese a usar, sino que se limitó a exhibirla”, agrega el juzgado, considerando además que “no parece equivocado pensar que el denunciante, en disputa permanente con el denunciado por las plazas de garaje, aprovechase el incidente para presentarlo con unos tintes criminales de que carece”.

Así, el juzgado declara “penalmente atípico el hecho denunciado” y decreta finalmente el sobreseimiento libre y archivo de las actuaciones derivadas de la denuncia.