Quantcast
martes, 11 mayo 2021 3:36

Las exigencias de Fernando Alonso a Alpine que ya ponen de los nervios

La vuelta de Fernando Alonso a la Fórmula 1 con Alpine ya es una realidad en todos los sentidos. Tanto dentro como fuera de la pista, el asturiano ya se ha dejado notar, y en su equipo lo han hecho ver de la forma más pletórica. El único fin es el más importante: apretar las tuercas para evolucionar, mejorar y ascender lo más rápido.

De hecho, antes de subirse a su Alpine en Bahrein, Fernando Alonso ya dio prueba de lo que es trabajar codo con codo con él. Haciendo gala de su exigencia, que precisamente ya destacaba estos días su jefe, Davide Brivio, el piloto ha querido mostrar esa fortaleza tan característica a su equipo confesando que quiere más velocidad. “Nos falta trabajo, un pelín de entender el coche aún. Encontrar las prestaciones que vemos en la fábrica y que nos falta llevar a la pista. Voy a exprimir las sensaciones dentro y fuera del coche”. Lo repasamos.

Fernando Alonso ya les ha hecho saber a Alpine que está para mucho más que para rascar algún punto que otro

Fernando Alonso Bahrein Alpine

La brillante y sorprendente decoración del Alpine que pilotará Fernando Alonso, es A521, azul, roja, blanca y negra, lo convierte en uno de los monoplazas más bonitos de la parrilla, aunque con eso no se suman puntos en la clasificación.

Técnicamente, destacan sus soluciones para reducir el tamaño de la caja de cambios y estrechar la tapa trasera. Con el cambio de reglas, que afecta fundamentalmente al fondo plano, los coches han perdido alrededor de un 10% de la carga aerodinámica de 2020, si bien cada equipo ha intentado recuperarla explorando de forma diferente los apéndices del coche.

La vía de Alpine parece funcionar, aunque el hecho de que Renault no desarrollara un motor nuevo para 2021 puede condicionar sus aspiraciones frente a los coches de Honda, que se quieren ir por la puerta grande. Es ahí, donde más ha apostillado el asturiano al equipo con el que retorna a la Fórmula 1, una muestra más de que el piloto no está aquí, otra vez, para luchar o coger unos pocos puntos, sino para algo mucho más. Y así se lo ha hecho saber a los suyos.