Quantcast

Cantó dice que Puig «embiste como un torete» cuando «le ponen delante Ayuso»

El que fuera portavoz de Ciudadanos (Cs) en Les Cortes Valencianas Toni Cantó ha acusado al presidente de la Generalitat, Ximo Puig, de «embestir como un torete» cuando «le ponen delante a Isabel Díaz Ayuso o a la Comunidad de Madrid». «Le ciega el odio hacia Madrid».

Así lo ha aseverado Cantó, ahora integrante de la lista del PP a las elecciones a la Asamblea de Madrid del próximo 4 e mayo, en una entrevista en Plaza Radio.

Cantó ha sido preguntado por si considera «comparable» las reuniones mantenidas por el Ejecutivo madrileño de cara a una posible compra de la vacuna rusa Sputnik, no aprobada por la UE, y el encuentro del ‘president’ valenciano con la farmacéutica Janssen. «Absolutamente», ha respondido el político, que ha reprochado que «para la izquierda española lo importante no el qué sino el quién».

«Parece que Isabel Díaz Ayuso para ellos era el mismísimo demonio por haber hecho algo que es lo que hace Puig o Angela Merkel a nivel europeo. Todos los dirigentes tienen la obligación de cuidar lo mejor posible a los ciudadanos. Reuniones como estas en las que se estudia la posibilidad de compra y valorar posibilidades de mejora del ritmo lento de la vacunación es algo bueno para los ciudadanos. El problema es que Puig se pone a atacar a la Comunidad de Madrid en el momento en el que él está haciendo lo mismo», ha manifestado.

Y ha insistido: «Cuando le ponen delante a Puig a Isabel Díaz Ayuso o la Comunidad de Madrid, el señor Puig embiste como un torete, y este es un grandísimo problema». En su opinión, Puig «debería estar tendiendo puentes con la Comunidad de Madrid, que es su socio principal, en vez de estar mirando solamente al norte, al modelo catalán».

A juicio de Cantó, al dirigente valenciano «le ciega el odio hacia Madrid» y que se le ponga frente al espejo «un modelo de gestión absolutamente liberal que promueve la libertad y exitoso y que no tiene nada que ver con lo que está practicando en la Comunitat Valenciana», donde, considera, que «la hostelería se siente maltratada» o que «se ataca» a la educación concertada.

Cuando se le ha recordado que con él al frente el grupo de Cs estuvo apunto de apoyar los presupuesto del gobierno del Botànic, ha recalcado que se siente «orgullosísimo de haber conseguido miles de plazas de enfermeras y médicos, nuevas plazas de colaboración público-privada y fue una lástima quedarse a las puertas de conseguir una bajada de impuestos que no quisieron negociar ni Compromís ni Podemos».

Finalmente, sobre el hecho de que sus excompañeros de Cs en la Comunitat Valenciana se sientan «engañados» con su marcha ha dicho que ni lo sabe ni le importa «demasiado» y que deberían estar enfadados con la dirección del partido de Inés Arrimadas.

«YO NO HE CAMBIADO»

Además, acerca del hecho de que fue votado por los valencianos como candidato a presidente de la Generalitat en los pasados comicios, ha subrayado que quien los ha «traicionado» ha sido Ciudadanos. «El que ha cambiado es Ciudadanos, yo no he cambiado», ha apostillado.

«Yo me he quedado sin partido. El que ha traicionado a los votantes es un partido que puso una línea roja a Podemos y está pactando sin problemas en Murcia. Yo sigo recogiendo el cariño de la gente en la calle que me apoya y me dice que entienden», ha rematado.