Quantcast

Aerte: Las nuevas normas «mejorarán la calidad de vida» de los residentes

El presidente de la patronal de las residencias Aerte, José María Toro, ha destacado que las nuevas resoluciones sobre las restricciones en residencias y centros de día por la covid «pueden ayudar a mejorar la calidad de vida de las personas atendidas» al «flexibilizar» las condiciones.

Toro se ha referido así a la ratificación por parte del pleno del Consell de la resolución de la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas por la que se establece el plan de actuación ante la Covid-19 en las residencias de personas mayores dependientes, centros de día, las viviendas tuteladas y los CEAM-CIM, con el fin de adaptarla a la nueva realidad derivada de la vacunación.

No obstante, ha apuntado que para «respetar el derecho de los trabajadores a no vacunarse, pero no afectar negativamente al resto» se podría haber eliminado ese porcentaje del 95% de trabajadores y residentes vacunado con las dos dosis que marca la resolución para considerar centros de vacunación completa.

En ese sentido, recuerda que las recomendaciones del Ministerio de Sanidad del pasado 15 de marzo no fijan un mínimo y que para la inmunidad de rebaño de la población general se establece un 70% de vacunación.

En ese sentido, señala que consideración de centros de vacunación completa tiene consecuencias en visitas, salidas, reserva de plazas libres y nuevos ingresos, es decir, afecta a las personas residentes, familiares y organización de los centros sin que dependa de su decisión.

Del mismo modo, critica que aunque se ha reducido el porcentaje, se mantiene la necesidad de dejar plazas libres de aislamiento, un 5% en caso de centros con vacunación completa y un 10% en los que no la tienen. Toro ha explicado que esta reserva «impide atender a muchas personas que necesitan un recurso residencial, se bloquearían al menos 1.380 plazas, y desde nuestro punto de vista no tiene mucho sentido en la situación de vacunación actual».

Asimismo, exige que se «asegure en todo momento», y no solo se garantice cuando sea posible, la vacunación de las personas trabajadoras, en prácticas formativas regladas y nuevos ingresos ya que estas personas están incluidas en el nivel 1 de prioridad en el Protocolo de la Conselleria de Sanidad y en la Estrategia Española de Vacunación frente al COVID19.

TÉRMINOS «CONFUSOS»

Por otra parte, señala que la resolución hace referencia en muchos momentos a conceptos como normalidad, de manera ordinaria y como se desarrollaban con anterioridad respecto al régimen visitas, el servicio de comedor o las actividades. Sin embargo, considera que «no es del todo correcto porque hay que mantener las medidas de seguridad, por ejemplo, se impide el contacto físico, se deben hacer al aire libre o en espacios habilitados y con una regulación específica». Por ello, advierte de que estos términos empleados «pueden llevar a confusión a las personas residentes y familiares».

Toro destaca que ampliar los niveles de alerta en los que se pueden hacer nuevos ingresos «permitirá poder atender a más personas en situación de dependencia, el número de personas que pueden visitar en centros vacunados y la posibilidad de las salidas». Del mismo modo, en los centros de día permite hasta el nivel 3 mantener el aforo completo, con lo que se puede atender al cien por cien de las personas atendidas.