Dulceida: las veces que se ha metido en un lío por no mantener la boquita cerrada

Este martes se estrena en ‘El Hormiguero 3.0’ Dulceida, una de las ‘influencers’ más conocidas del momento. La de Barcelona, que acumula casi tres millones de seguidores en Instagram, acudirá al programa de Pablo Motos para hablar de su trabajo y de sus perspectivas futuras.

Hablará también, suponemos, de esa magnética atracción que siente por la polémica. Aida Domenech -así se llama realmente- es excesivamente natural, no tiene problemas en soltar las cosas como las piensa y esto es algo que le suele acabar pasando factura. Hoy recordaremos todas aquellas situaciones en las que la ‘influencer’ tendría que haber optado por ponerse un punto en la boca. Seguro que se hubiese ahorrado más de un disgusto.

DULCEIDA VUELVE A EXPLOTAR CON LAS CRÍTICAS

En esta polémica las redes volvieron a cebarse con la catalana, dejándole una multitud de mensajes criticando su manera de actuar. Suponemos que se habrá dado cuenta ya de que ser guapa, joven y tener dinero no suele hacer que la gente te quiera más, sino que te quieran ver caer cuanto antes. 

A todos nos gustaría tener una vida así de ‘cómoda’, así que cuando mete un patón, los envidiosos usuarios de las redes -y más concretamente de Twitter– se ciernen sin piedad sobre ella. Gajes del oficio.

Estos comentarios no le gustaron nada a @AidaDomenech, que escribió lo siguiente mientras aún tenía la cuenta de Twitter abierta: «Haters: 1. Dejad de ser ignorantes. 2. Por suerte pudimos darle lo que más necesitan, pero no tengo que dar explicaciones de las aportaciones que hago, cosa que criticaríais también. 3. No miréis mi perfil cada dos minutos si tanto me odiáis. 4. Daos una ducha de buena educación». Algo después se lo pensó mejor y publicó este post a modo de ‘disculpa’.