Quantcast

Rubiols: Cómo se hace el dulce típico mallorquín

Ya hemos hablado de cómo nos encanta el dulce sabor de la Semana Santa, por esos estos Rubiols ni podían quedar fuera de nuestro recetario de pascua.

Los Rubiols

Los Rubiols

El Rubiol o robiol es una pasta típica de Mallorca y Menorca, de origen medieval, que consiste en una pieza de pasta de harina fina, amasada con aceite, manteca y huevo, doblada en forma semicircular y con un relleno dulce o salado.

En Mallorca, los rubiols son dulces y pueden estar rellenos de requesón, flan, confitura u otros dulces. Los rubiols en Menorca son salados y se comen típicamente para fiestas mayores. Estos pueden ser de sofrito, de pescado, de carne o de espinacas, que suelen tener también pasas y piñones.

Mallorca: Cuna de los Rubiols

Mallorca: Cuna de los Rubiols

Mallorca es una isla española situada en la parte central del archipiélago balear, en el mar Mediterráneo.

Su capital, y también la de la comunidad autónoma de las Islas Baleares, es Palma de Mallorca, siguiéndola en importancia los municipios de Calviá, Inca y Manacor. La isla de Cabrera y todos sus islotes pertenecen administrativamente a la capital

Gastronomía Mallorquín

Gastronomía Mallorquín

Uno de los platos más populares es el frito mallorquín (frit mallorquí), que consiste en una fritura de hígado con patatas fritas y pimientos; puede ser de sangre y/o asadura de cordero, cerdo e hinojo marino.

Otra opción es también el marinero, que lleva una mezcla de pescados cortados en trozos pequeños a los que también se acompañan patatas fritas e hinojo marino.

Cabe también hacer mención a los escaldums o guisat de pilotes, las sopas mallorquinas, el tumbet, con o sin esclatasang (variedad más sabrosa del rovellón encontrado en la península ibérica), y las berenjenas rellenas. Existen diversas formas de preparar el arroz, la más típica es la llamada arròs brut, que consiste en un arroz caldoso con setas, caracoles, carne de cerdo, conejo y de aves y verduras, aunque también es muy tradicional el arroç sec, muy similar a la paella.

El pa amb oli, propio de algunas cenas o como simple acompañamiento de otras comidas, es uno de los platos más tradicionales de la isla. Los embutidos son también uno de los principales elementos de su gastronomía; sobrasada, llonganissa, butifarrón, camaiot y blanquet, entre otros.

Repostería y pastas

Repostería y pastas

El dulce por excelencia es la ensaimada que suele tomarse en el desayuno, pero que también se hacen de tamaños familiares rellenas de crema, cabello de ángel, chocolate o con trozos sobrasada y calabaza confitada.

Típicos de semana santa en Mallorca

Típicos de semana santa en Mallorca

En semana santa son esenciales las empanadas, rellenas de cordero. Pueden estar hechas de pasta dulce o salada, aunque son más habituales las de pasta salada. También son típicos los crespells y los rubiols, rellenos tradicionalmente de requesón, de cabello de ángel y de mermelada y forman parte de los 10 imprescindibles de semana santa.

También es muy habitual la denominada coca de verdura, la de trempó o de pimientos rojos asados, junto a los cocarrois, que son una especie de empanadas de origen árabe en forma de media luna rellenas de verdura y pasas. También son típicas las espinagadas.

El dilema de lo típico

El dilema de lo típico

Como suele ocurrir con las recetas tradicionales, encontrar la original es misión imposible. Cada familia tiene la propia y esta se pasa de generación en generación, variando según gustos y modas, lo que hace que existan tantas recetas de rubiols como manos que los preparen.

Estas pequeñas empanadillas dulces o rubiols son de lo más tradicional de la isla Balear en Pascua junto con los crespells, todos ellos deliciosos.

Sencillos pero no por eso, menos deliciosos

Sencillos pero no por eso, menos deliciosos

Sencillos hasta decir basta y de sabor muy delicado, los rubiols son un bocado perfecto para acompañar el café de media tarde, la infusión o cualquier otra bebida de vuestro gusto.

Si apetece cambiar de tercio, dejar las torrijas, los buñuelos y la leche frita, entonces es momento a que probemos los rubiols y los rellenemos al gusto y lo más creativo posible.

Cabe destacar que…

Cabe destacar que...

Es una comida típica de las fiestas de Pascua cristiana. En su versión salada más típica, los rubiols de verduras, la pasta va rellena de espinacas, pasas y piñones, aunque en épocas más pobres sólo tenían espinacas. También los hay de sofrito y otros que llevan carne o pescado. Se sirven como aperitivo en las fiestas en general.

Ingredientes

Para la masa:

  • 1 kg de harina floja
  • 4 yemas de huevo
  • 300 gr de azúcar
  • 300 gr de manteca de cerdo
  • 125 ml de zumo de naranja
  • 125 ml de agua
  • 125 ml de aceite
  • Canela
  • Ralladura de limón

Tipos de relleno:

  • Chocolate
  • Cabello de ángel
  • Mermelada
  • 500 gr de requesón (mezclados con 200 gr de azúcar, ralladura de piel de limón y yema de huevo)

Paso a paso

Para hacer la pasta, se pone en un bol la manteca de cerdo (no debe ser frío de nevera, sino a temperatura ambiente) con el azúcar y se mezcla bien con las manos.

Añadimos ahora las yemas, el jugo de naranja, el agua, la ralladura de limón y el aceite y removemos hasta que la preparación sea homogénea.

Vamos incorporando la harina y amasando. No añadimos más hasta que se haya bebido la harina anterior.

Cuando hayamos incorporado toda la harina quedará una pasta fina y manejable. Hacemos una bola y dejamos reposar una hora a temperatura ambiente.

Para montar cada Rubiol, cogemos un trozo de film transparente, cogemos un trozo de pasta y amasamos con el rodillo hasta que sea de un grosor fino.

Con un molde de media luna recortamos la pasta. Si no tenemos molde podemos usar un corta pastas haciendo la forma de media luna. Rellenar al gusto.

Doblamos la pasta con ayuda del film transparente. Sellamos los bordes para que no salga el relleno y colocamos encima de la bandeja del horno.

Precalentamos el horno a 170º. Al estar caliente hornear y cocer los rubiols durante 25-35 minutos, hasta que estén dorados.

Una vez cocinados, los sacamos del horno y dejamos enfriar. Dejarlos en la bandeja del horno hasta que estén fríos. En el momento de servirlos, espolvorear con azúcar en polvo.