Quantcast

tu.tienda crea una “Escuela de tiendas online” rentables, con stock y casi sin costes

Las tiendas online proliferan como opción de supervivencia al Covid del sector minorista en España. Pero muchos comercios se han lanzado al ‘ecommerce’ sin saber que una web, un “Carrito” y una pasarela de pago no bastan. Por esto, el joven empresario granadino Federico Hidalgo ha creado tu.tienda, una “Escuela de tiendas online” rentables desde el “minuto uno”, con toda la infraestructura necesaria, stock y logística. Y sin apenas inversión.

tu.tienda crea una “Escuela de tiendas online” rentables, con stock y casi sin costes. Su fundador, Federico Hidalgo, imparte un curso rápido y barato (95 euros), en el que enseña a vender por Internet de forma fácil e intuitiva para todos los públicos, sin necesidad de experiencia previa y de manera que reporte beneficios desde el “minuto uno” de su primer día de funcionamiento.

“Fede” (Hidalgo quiere que le llamemos así) ha ideado un sistema de aprendizaje “sencillo, paso a paso y sin complicaciones”, explica, “por el que cualquier emprendedor o minorista puede poner en marcha, casi de inmediato, un comercio electrónico sin apenas inversión previa y que arroje un saldo positivo desde el comienzo”.

Es más, “miles de minoristas quieren abrir una tienda online, pero no saben ni qué vender, ni dónde almacenar su mercancía (stock de existencias), ni cómo solventar el servicio de envío (logística)”, dice Hidalgo. “Pues bien, tu.tienda les hace este trabajo de campo en tiempo real, lo que en términos prácticos significa tener resuelto el día a día de cualquier comercio en línea”.

tu.tienda apoya con todo

Federico Hidalgo puede proporcionar desde tu.tienda apoyo total a los emprendedores que parten de cero y a los minoristas sin experiencia de ‘ecommerce’. Es decir, les frece el aporte de las mercancías que vender, el almacén donde guardarlas y la logística con la que distribuirlas.

Incluso les ofrece la posibilidad de “vender en caliente”, sobre seguro. De esta manera, el comerciante no arriesga ni invierte nada sin asegurarse un beneficio. Vende online los artículos y, con las ventas realizadas y cobradas, los adquiere en el almacén de tu.tienda y los envía a los clientes con la infraestructura logística de esta “Escuela de tiendas online”.

Así, el comerciante invierte sobre seguro, a venta hecha, sin necesidad de adelantar dinero. Es como apostar siempre a “caballo ganador”.

Si el comerciante tiene su propio stock, también puede venderlo de forma exclusiva, o además de las mercancías proporcionadas por tu.tienda, cuya infraestructura está siempre a su entera disposición.

El “boom” de las tiendas online en España

El comercio electrónico en España ha pasado de representar un volumen de negocio de 127 millones de euros anuales a más de 48 mil millones de euros en menos de dos décadas. El 2015 representó un punto de inflexión. Aquel año comenzó con más de 85 mil tiendas online en nuestro país, a los que se sumaron otros 22 mil vendedores sin tienda individual, pero con presencia en “marketplaces”.

Los “marketplaces” son “puntos de encuentro” entre usuarios con intereses comunes: unos que demandan un producto y están dispuestos a comprarlo y otros que lo ofertan y están dispuestos a venderlo, sin estar presentes en un mismo lugar y a un mismo tiempo. Son como “mercadillos” online, que conectan a los compradores con los vendedores desde cualquier punto del planeta y en diferentes momentos.

Aquel año 2015 se vería más que doblado en importancia en el quinquenio siguiente. En 2020, año en que estalló la pandemia del coronavirus, el “ecommerce” español creció más de un 20%, sobre todo en los sectores de moda y electrónica. Y este año 2021 las estadísticas se dispararán, según todas las previsiones.

Respuesta inmediata a la demanda

Hoy España es el tercer país del mundo con mayor crecimiento del comercio electrónico y esto no se debe sólo al confinamiento y a las restricciones de movilidad y horarios comerciales por culpa de la pandemia, sino también a la influencia en los consumidores de fechas promocionales clave, como el “Black Friday”, el “Singles Day”, el “Cyber Monday” y otros, y a la facilidad que hay en nuestro país de hacer pagos por móvil (mobile commerce) y el comercio online seguro y multicanal, que ha crecido más del 15% en 2020 y está arraigando, cada vez más, en los hábitos de compra de los usuarios.

Hoy, las tiendas online hacen ventas trimestrales por valor de doce mil millones de euros (diez veces más de lo que facturaban en todo un año hace menos de dos décadas) y los compradores son cada vez más jóvenes. Compradores que encarnan nuevos nichos de mercado y que demandan satisfacer nuevas necesidades de productos y servicios, a los que hay que responder cada vez más deprisa con las ofertas más adecuadas, al instante, en el acto, porque sus demandas no admiten demora ni siquiera de minutos, y mucho menos de horas o de días.

Al ritmo del mercado

Pero el “boom” de las tiendas online está siendo tan rápido que no da tiempo a que ni siquiera los minoristas más experimentados asimilen las modernas técnicas del ‘ecommerce’, que evolucionan y se actualizan a una velocidad de vértigo, para responder al mismo ritmo de las nuevas necesidades demandadas. Los emprendedores apenas asimilan unas técnicas cuando se implantan otras nuevas.

Muchos comercios se han lanzado al ecommerce pensando que les bastaría con abrir una página web, tener un “Carrito” o cesta de la compra y disponer de una pasarela de pago seguro. Pero cada vez es más patente que sólo con esto no basta.

La necesidad de tener una tienda online al día, capaz de responder a las necesidades del ‘ecommerce’ de hoy, que poco tiene que ver con el comercio electrónico de hace unos años, se puede ver acentuada a partir de ahora, puesto que la temporada comercial “fuerte” en nuestro país empezaba tradicionalmente en primavera y terminaba en el otoño, hasta Navidades, por el turismo exterior e interior.

Conocimientos prácticos

En España, las universidades, centros universitarios e instituciones más avanzadas ofrecen estudios superiores, homologados, de comercio electrónico. Se han enfocado, fundamentalmente, al “marketing digital” y a los conocimientos “teóricos” de muy alto nivel, dando por hecho que dichos conocimientos “teóricos” son imprescindibles para el éxito a la hora de adquirir conocimientos “prácticos”, “empíricos”; es decir, dando por sentado que la puesta en práctica de esa “teoría” conducirá al éxito en la “experiencia” real, por aquello de que “se hace camino al andar”, que diría el poeta Antonio Machado.

Pero, como dice el saber popular, “el movimiento se demuestra andando”, y estas universidades e instituciones prestigiosas, de cuya calidad formativa no cabe duda alguna, quizás hayan dejado al margen a los “conocimientos empíricos”, o sea, a la “experiencia” misma: el “trabajo de campo”, el “día a día”. Un hueco formativo que “Fede” Hidalgo viene a cubrir con su curso acelerado en tu.tienda y que es igualmente imprescindible para el éxito una tienda online y para la puesta en marcha de un comercio en línea en tiempo real.

Premio a la innovación

Este joven empresario de Granada, Federico Hidalgo, tiene actualmente 26 años, y con sólo 16 ganó ya un Premio a la Innovación por su sistema de venta de videojuegos.

“Fede” Hidalgo es un empresario muy precoz. Empezó de niño vendiendo juegos antiguos y descatalogados de las primeras videoconsolas, tipo “Super Mario Gross” y otras, a los padres de sus amigos y compañeros del colegio.

Estos padres habían crecido con dichas primeras videoconsolas y juegos, y el éxito del “Fede Hidalgo niño” consistió, ya entonces, no tanto en vender los viejos videojuegos de videoconsolas que tecnológicamente habían sido superadas ya por la XBox y otras más modernas, sino por “vender emociones”. Es decir, por vender a los adultos (los padres de sus amigos y compañeros de colegio) unos aparatos y juegos que les reverdecían sus “recuerdos de infancia” y a los que les gustaba tener otra vez entre sus manos aquellos videojuegos antiguos, con los que antaño jugaron, como si se tratasen de piezas de museo que les conectaban con su pasado de niños.

Con 16 años, “Fede” Hidalgo ya ganaba más de 800 euros al mes, sólo con las ventas de juegos electrónicos y de videoconsolas. Con esto está dicho todo.