Quantcast

Aragonès quiere transformar el ICF en una banca pública como «motor de transformación»

El candidato de ERC a la presidencia de la Generalitat y vicepresidente del Govern en funciones, Pere Aragonès, ha apostado por «culminar la transformación del Institut Català de Finances (ICF) como banca pública que actúe como un auténtico motor de emprendeduría y transformación», ha dicho en su discurso en el pleno de investidura del Parlament.

«Hemos avanzando mucho para que sea así, y estoy convencido de que en esta legislatura lo conseguiremos», ha dicho Aragonès, que ha defendido también un fondo de inversión para la reactivación liderado por el sector público, y ha propuesto desarrollarlo mediante el ICF y la entidad de la Generalitat encargada de impulsar la reconversión industrial, Avançsa.

El acuerdo programático que ERC y la CUP alcanzaron para que los ‘cupaires’ apoyaran investir a Aragonès como presidente del Govern incluye precisamente el compromiso de implementar una banca pública catalana en este legislatura y a través del ICF.

FONDOS NEXT GENERATION

El republicano ha apostado por impulsar la prosperidad, y hacerlo mediante los fondos europeos Next Generation, que representan «una oportunidad única» que no se debe desaprovechar y que debe permitir transformar el sistema productivo, para aprovechar su potencial; promover su sostenibilidad y resiliencia, y adaptarlo a una sociedad moderna, avanzada y cohesionada.

Aragonès ha insistido en desarrollar una agenda de prosperidad catalana, aunque ha criticado que «demasiadas veces esta ambición se ha visto frenada por conflictos competenciales absurdos» y el Tribunal Constitucional (TC), y ha asegurado que sería mucho más fácil impulsar esta idea de progreso con las herramientas de un Estado o, al menos, sin uno en contra, en sus palabras.

Ha apostado por crear un Comisionado Next Generation para sacar el máximo rendimiento a los fondos europeos, y ha propuesto impulsar sectores estratégicos de futuro que generen empleo de calidad, valor añadido y prosperidad; promover la digitalización de todos los ámbitos de sociedad; avanzar hacia la transición ecológica, y desarrollar la sociedad del conocimiento.

En este sentido, ha abogado por recuperar el Departamento de Universidades e Investigación de la Generalitat, «para aprovechar todo el potencial» disponible en disciplinas como la biomedicina, lo que requiere sumar la fuerza del ámbito universitario y la formación profesional, según él.

PACTO NACIONAL POR LA INDUSTRIA

Ha defendido promover un nuevo Pacto Nacional por la Industria, coordinado con los fondos Next Generation, que impulse precisamente la formación profesional y que permita anticipar los cambios que provocarán la descarbonización, la robotización y la digitalización en todos los sectores, entre los que ha citado el automovilístico y el alimentario.

El también conseller de Economía en funciones ha llamado a «sustituir la cultura de la desconfianza por la cultura de la colaboración» con los proyectos de iniciativa social y empresarial, e incentivar la cooperación entre ellos para fortalecer el tejido empresarial y que crezca hacia fuera de Cataluña.

Ha apostado por el comercio de proximidad y por modelos empresariales que van más allá de figuras tradicionales, como la economía social y el cooperativismo, por lo que ha propuesto impulsar el Pacto por la Economía de la Vida, y ha defendido que los fondos europeos deben servir también para impulsar la transición ecológica y energética.