Quantcast

Cómo aprender a tocar la guitarra

Tocar una guitarra no es sencillo, como ocurre con cualquier otro instrumento, pero esto no quiere decir que sea un trabajo imposible. Lo cierto es que hoy en día, gracias al Internet y las aplicaciones para móviles, es mucho más sencillo poder aprender a tocar un instrumento.

No debes preocuparte si eres un principiante sin ningún conocimiento en música, solo es necesario tener una guitarra en mano y contar con muchas ganas de aprender. Ten en cuenta que como en todo procedimiento de aprendizaje, es un proceso lento y que requiere mucha dedicación, pues los resultados dependerán de esto. Luego de un tiempo de práctica podrás comenzar a tocar algunas de las canciones que más te gustan.

Encuentra un método para aprender a tocar guitarra

Encuentra un método para aprender a tocar guitarra

En la actualidad existen una amplia variedad de cursos online, aplicaciones y tutoriales en Internet. Si bien la calidad de todos estos puede variar, así como el estilo de aprendizaje, lo importante es que consigas el que consideres mejor.

Si no cuentas con un presupuesto para pagar un curso online, puedes iniciar viendo algunos tutoriales básicos. Ten en cuenta que, en muchas ocasiones estos tutoriales suelen llegar hasta cierto punto del aprendizaje pues para continuar suelen pedir que te suscribas a algún curso online para continuar con las clases. No te preocupes, pues aunque pueda parecer algo desalentador o hasta llegues a perder el entusiasmo, recuerda que lo importante son los conocimiento básicos adquiridos, pues con un poco de tiempo y práctica podrás conocer los aspectos básicos de la guitarra.

Elige una guitarra para comenzar con el aprendizaje

Elige una guitarra para comenzar con el aprendizaje

Una vez que hayas conseguido el método de aprendizaje para tocar guitarra, ha llegado la hora de conseguir una guitarra. Ten en cuenta que no es necesario que salgas a la tienda a comprar una, puedes pedirle una prestada a algún amigo o familiar si no cuentas con el suficiente presupuesto para hacerte con una nueva. Ten siempre presente que lo importante es aprender los conocimientos básicos.

Ahora bien, si realmente deseas comprarte una guitarra y puedes hacerlo, ten en cuenta que esto puede ser un trabajo un poco engorroso. Esto último se debe a tres factores fundamentales:

  • Comprobar la calidad del instrumento.
  • El precio de la guitarra.
  • El mejor lugar donde comprarla.

Esto sin contar las cuerdas de repuesto, pues puedes que rompas algunas o las desgastes durante las prácticas, o alguna púa. Pero tampoco es algo para lo que debas alarmarte, pues en internet puedes conseguir una amplia variedad de recomendaciones de tiendas de instrumentos. Aunque también podrías preguntarle a alguno de tus amigos, o simplemente dar una vuelta y consultar con los expertos de las tiendas.

Aprender a afinar la guitarra

Aprender a afinar la guitarra

Ahora que tienes el método de aprendizaje y la guitarra, probablemente creas que podrás comenzar a practicar, pero no es así, todo a su tiempo. Antes de esto debes afinar tu guitarra.

Ten presente que las guitarras son instrumentos que tienden a desafinarse con mucha facilidad, e incluso se desafinan luego un ser usada durante un tiempo. Es por ello que antes de tocarla debes afinarla  obligatoriamente.

Si bien hoy en día existen una amplia variedad de aplicaciones para móviles que pueden ayudarte con esta tarea, lo mejor es que aprendas a hacerlo por tu propia cuenta, al menos con la afinación estándar: E A D G B E. Recuerda que para poder conseguirlo necesitarás practicar y tener mucha dedicación, pero además esto te ayudará a desarrollar el oído musical.

Comienza con los acordes básicos de la guitarra

Comienza con los acordes básicos de la guitarra

Para comenzar a tocar guitarra, es necesario que aprendas a tocar los 7 acordes básicos universales, con los cuales podrás tocar miles de canciones. Una vez que aprendas cada uno de estos acordes, podrás comenzar a practicar en casa.

Cuando sepas colocar estos acordes ya no tendrás ningún problema con los acordes sostenidos o bemoles, para los cuales deberás desplazar los acordes de un traste de la guitarra al siguiente o al anterior.

Por otra parte, con la cejilla deberás tener paciencia y practicar todo lo que puedas. Recuerda que la práctica hace al maestro, y para ello es necesario que te tomes el tiempo necesario.

El ritmo y los rasgueos

El ritmo y los rasgueos

Una vez que sepas los acordes podrás comenzar a darle ritmo. Si bien esta suele ser la  parte más agobiante, no deberás entrar en pánico, recuerda que todo toma su tiempo. No te preocupes, pues la mayoría de los tutoriales en Internet cuentan con flechas de dirección de rasgueo con las cuales podrás ayudarte.

Por lo general, estos tutoriales al principio suelen simplificar mucho el rasgueo, como si solo rasguearas hacia abajo (flecha abajo). Es mejor cuando te sale el cambio de acorde, el cual más adelante podrás ir complementando con el rasgueo que corresponde.

Lo más importante es que siempre debes hacer coincidir el rasgueo abajo junto con el golpe de compás, sin importar la complejidad del rasgueo.

Leer la tabladura

Leer la tabladura

La tabladura no tiene ciencia, es muy fácil de hacerlo aunque seas un principiante. Pero para aquellas personas que no saben leer solfeo, este es un maravilloso invento.

Por ejemplo, para tener un acorde de MI, solo tendrás que colocar el dedo en el traste 2 de la quinta cuerda, el dedo en el traste 2 de la cuarta cuerda y el dedo en el traste 2 de la tercera cuerda, así de sencillo.

Luego tendrás los elementos y detalles de las técnicas como los son los logados, el vibrato, el benging, entre otros más. Con un poco de práctica no será necesario que pases horas estudiando, pues al repetirlo varias veces en diferentes canciones podrás memorizarlo de manera inconsciente.

Ahora que ya tienes esto bastante claro y hayas comenzado a practicar guitarra, podrás comenzar a elegir algunas canciones para tocar. Recuerda que como estás aprendiendo solo debes intentar que suene parecido y con práctica empezarás a notar la diferencia.

Tocar un instrumento requiere de dedicación y motivación, pero sobre todas las cosas: paciencia.