Quantcast

Rajoy asegura ante el tribunal que «no ha habido ‘caja b’ del PP»

El ex presidente del Gobierno Mariano Rajoy ha asegurado este miércoles en el juicio que se celebra en la Audiencia Nacional por el presunto pago de parte de la reforma de la sede del PP nacional con dinero negro que, en sus 40 años de militancia nunca escuchó hablar de esa supuesta contabilidad paralela, y ha aseverado que «no ha habido ‘caja b’ del PP» al tiempo que ha deslizado la posible responsabilidad hacia el ex tesorero al indicar que en todo caso «habrá unos papeles de Bárcenas».

«No ha habido una ‘caja b’ del Partido Popular y, por supuesto, nunca he triturado lo que nunca tuve en mis manos», ha dicho en su declaración como testigo, en alusión a una escena descrita por Bárcenas, según la cual entregó a Rajoy esa presunta contabilidad paralela, él le abroncó por llevarla y acto seguido la destruyó en una trituradora de papel.

«En mis 40 años de militante del Partido Popular no he escuchado a ningún dirigente, militante ni empleado hablar de la famosa ‘caja b'», ha insistido para añadir que la primera vez que vio los ‘papeles’ fue cuando se publicaron en enero de 2013. «Es metafísicamente imposible que yo haya podido destruir los papeles», ha incidido.

Además, Rajoy ha aprovechado para cargar contra el ex tesorero, recordando que durante sus declaraciones en fase de instrucción dijo que no le entregó los papeles sino solo una fotocopia del último folio. «Por tanto, el señor Bárcenas ni siquiera es capaz de estar de acuerdo consigo mismo, y un día nos dice una cosa y al día siguiente nos dice la contraria».

LOS «DELIRIOS» DE BÁRCENAS

A lo largo de las dos horas que ha durado el interrogatorio a Rajoy, que ha comparecido por videoconferencia y a cara descubierta –no como Aznar que usó la mascarilla en su declaración a pesar de testificar desde su domicilio–, ha reiterado varias veces que nunca tuvo conocimiento de que existiera pago de sobresueldos que aparecen en las anotaciones y que, de hecho, esos papeles tampoco son ciertos.

Como ya hicieran otros cargos del partido, ha negado también que le informaran de donativos que recibiera la formación, y ha aseverado que él estaba a lo político por lo que nunca se ocupó de asuntos económicos porque para eso estaba el área de tesorería.

Del mismo modo, el expresidente ha señalado que la prueba de que no existió esa caja ‘b’ es que durante el juicio «ni uno solo –de los cargos del partido que han testificado– ha afirmado la existencia» de la misma salvo el extesorero. Y sobre el episodio de la entrega de sobres a su persona en varias ocasiones por parte de Bárcenas, Rajoy ha afirmado que sólo puede verlo como «una situación de delirio» porque la escena es «surrealista». «Es un delirio, y empieza a ser una vergüenza todo lo que estamos viviendo», ha añadido.

Pero entonces le han recordado las declaraciones de varios de los testigos que sí han reconocido pagos que aparecen en los papeles, por ejemplo el caso de Del Burgo, a lo que Rajoy ha respondido que si bien eso es cierto, «es igual de cierto que el 95 por ciento de los que aparecen» –y se ha incluido– han dicho que lo que se refiere a ellos es «absolutamente falso».

Al instante el abogado que interrogaba le ha recordado su frase de «todo es falso salvo algunas cosas», y el expresidente le ha vuelto a indicar que «la inmensa mayoría ha negado que la información responda a la verdad».

Y para zanjar que no da credibilidad a esos asientos paralelos ha sacado a relucir los informes de la Intervención General del Estado sobre los ‘papeles de Bárcenas’, que ponen en duda «su veracidad y credibilidad». «La Intervención General del Estado ha triturado su credibilidad», ha aseverado.

EL SISTEMA DE SUELDOS DEL PP

En relación a las supuestas retribuciones a cargos del partido en ‘b’, algo que mantiene Bárcenas, Rajoy ha indicado que si bien desconocía lo que cobraba cada cual, no recordaba ni lo que le pagaban a él como presidente, cada uno tenía un sueldo y al mismo s ele descontaba lo que se recibiera como diputado o senador.

«Algo lógico, normal, sensato y razonables», ha añadido, afirmado que siempre se hacía por medio de transferencia y no en efectivo, y que luego quedaba reflejado en la declaración de la renta.

Tras una batería de preguntas que se apoyaban en lo declarado por Bárcenas tanto en sede judicial como en el escrito que envió a Anticorrupción en febrero, Rajoy ha señalado que estaba viendo que a lo largo del interrogatorio se utilizaba por los letrados «con alegría» lo que hubiera dicho el extesorero como «argumento de autoridad». «Y eso es peligrosísimo porque puede llevar a equivocaciones graves», ha indicado.

EL INFORME DE 2013

Los letrados de la acusación popular también han puesto sobre la mesa el informe interno que encargó Rajoy en 2013 cuando tuvo conocimiento de la existencia de esos papeles del extesorero. El expresidente ha comentado que él la encargó porque fue conocedor de unas noticias que no le gustaron «nada», y que por eso se ordenó a la tesorera del partido que analizara las cuentas.

Al ver el resultado, ha dicho, se quedó «tranquilo» porque reflejaba que «sólo había una contabilidad», que «no había sobresueldos opacos», que se recibían pocos recursos provenientes de donaciones y que «el grueso era de las subvenciones públicas». Esto coincide con lo que afirmó este martes la secretaria general del PP de entonces María Dolores de Cospedal.

Durante su intervención se ha referido también a la última época de Bárcenas en el partido, en concreto a una reunión que mantuvo con él y su mujer después de que dejara el Senado. Ha recordado que fue una «reunión humana de despedida» y que le pidió poder dejar pertenencias en un despacho de Génova transitoriamente y poder usar un vehículo del partido, algo a lo que se accedió.

Sobre si ese tipo de prebendas era algo normal con otros miembros, ha reconocido que no lo sabía, pero que convenía ser «prudente» y «los trabajadores tienen derechos mientras no les priven de ellos los tribunales».

EL SMS DE ‘LUIS SÉ FUERTE’

Sobre el conocido SMS que envió a Bárcenas diciéndole ‘Luis, sé fuerte’, Rajoy ha explicado que si bien no tenía una estrecha relación con el –«era una relación muy menor»– como le mandó un mensaje y entendía que buscaba «cierta compresión» le pareció que debía hacerlo, aunque ha reconocido que fue «poco afortunado». «Pero como sabe, en la vida no siempre acertamos», ha añadido.

Si bien el asunto principal que se ventila en la Sala es el posible pago en ‘b’ de las obras de reforma de Génova, a Rajoy le han preguntado bien poco por las mismas. Con todo, en un momento dado ha indicado que su actuación sobre las mismas «ha sido ninguna» porque no intervino. Del mismo modo ha respondido al ser preguntado por la compra de acciones de Libertad Digital.

El último testigo ha sido el exministro de Justicia José María Michavila, que ha asegurado que «jamás» ha tenido conocimiento de que «hubiera una caja ‘b’ en el PP». Ha señalado que no ha prestado mucha atención a este asunto y a los conocidos como ‘papeles de Bárcenas’, ya que en 2004 abandonó la política y poco después dejó sus responsabilidades en el partido.

En este sentido, ha negado que haya participado en alguna gestión para buscar inversores que adquirieran acciones de Libertad Digital, ya que se trataba de un medio de comunicación que, según ha dicho, no le trataba con «mucho cariño».

Por otro lado, durante su breve comparecencia ha sido preguntado si fue una de los interlocutores en las negociaciones entre el PP y Luis Bárcenas, algo que Michavila ha desmentido «categóricamente». «Nadie me ha pedido que intervenga. Nunca lo he sido», ha dicho al tiempo que ha lamentado que a veces lo que se publica en prensa es «falso» y «hay que aguantarse».