Quantcast

Cómo evitar los trombos

Los coágulos conocidos también como émbolos o trombos, son los causantes de trombosis venosa profunda. Estos afectan con mayor frecuencia a personas que no pueden moverse libremente o que experimentaron una operación quirúrgica o una lesión.

Los trombos pueden formarse en cualquier parte del cuerpo y su desarrollo se debe a que la sangre se vuelve más espesa y se aglutina. Cuando se forma un coágulo en una vena profunda del cuerpo, se le llama trombosis venosa profunda.

Lea TAMBIÉN: CÓMO SILENCIAR LAS LLAMADAS DE WHATSAPP

Los trombos en una vena profunda suelen presentarse en la parte baja de la pierna o en el muslo.

Estos trombos puede producirse en un vaso sanguíneo y obstruir el flujo sanguíneo, impidiendo el suministro de oxígeno y flujo sanguíneo a los tejidos circundantes. Esto podría ocasionar el daño, destrucción e incluso la muerte o necrosis de los tejidos del área.

Aquellos trombos que se forman en las venas de las piernas, brazos o ingles pueden desprenderse y desplazarse a otras partes del cuerpo, como los pulmones. La presencia de un coágulo en los pulmones se denomina embolia pulmonar.

¿Cuáles son las causas de los trombos?

¿Cuáles son las causas de los trombos?

Entre las causas de los trombos que pueden formarse se destaca:

  • Por operación reciente.
  • Tiene 65 años o más.
  • Toma hormonas, especialmente como método anticonceptivo.
  • Ha tenido cáncer o se está tratando contra el cáncer.
  • Hubo ruptura de un hueso cadera, pelvis o pierna.
  • Presenta un moretón grande.
  • Obesidad.
  • Mucho tiempo en cama o en una silla.
  • Por infarto cerebral embolia o derrame, o está paralizado.
  • Presenta venas varicosas o enfermas.
  • Problemas del corazón.
  • Previamente tuvo trombosis, embolia, derrame.
  • Ha hecho un viaje largo (de más de una hora) en auto, avión, autobús o tren.

Síntomas

En caso que haya presencia de trombos, parte de los síntomas son:

  • Hinchazón en un brazo o pierna.
  • Enrojecimiento de la piel.
  • Fuerte dolor en el brazo o pierna.
  • Un punto caliente en una pierna.

En caso de presentar trombos a nivel del pulmón los síntomas son los siguientes:

  • Dificultad para respirar.
  • Dolor de pecho.
  • Latidos cardíacos rápidos.
  • Desmayos.
  • Fiebre leve.
  • Tos, con o sin sangre.

¿Hay tratamiento para los trombos?

¿Hay tratamiento para los trombos?

Si , en caso que el médico tratante haya diagnosticado coágulo de sangre, recetará medicamentos diluyentes de la sangre o anticoagulantes. Por lo general, el médico tratante administrará un medicamento llamado heparina.

La heparina funcionará de forma rápida y es inyectada debajo de la piel. Dicho medicamento, se usa para tratar y prevenir los coágulos sanguíneos causados ​​por ciertas condiciones médicas o procedimientos médicos. También se usa antes de la cirugía para reducir el riesgo de coágulos sanguíneos.

Debe tener en cuenta que:

La heparina se prepara solo cuando estés listo para administrarla. No uses el medicamento si ha cambiado de color o tiene partículas. Llama a tu médico tratante para obtener un nuevo medicamento.

No uses una jeringa precargada con heparina cuando le des este medicamento a un niño. La jeringa precargada contiene más que la dosis de heparina para un niño.

La heparina aumenta el riesgo de hemorragia, que puede ser grave o poner en peligro la vida.

Necesitarás pruebas frecuentes para medir el tiempo de coagulación de la sangre. El momento de estas pruebas es muy importante para ayudar a tu médico a determinar si es seguro que tú continúes usando heparina, sobre todo, si estás embarazada.

Deja de usar heparina y consulte al médico de inmediato si tienes:

  • Cambios en la piel donde se inyectó el medicamento
  • Fiebre, escalofríos, secreción nasal u ojos llorosos
  • Moretones fáciles, sangrado inusual, manchas moradas o rojas debajo de la piel
  • Signos de un coágulo de sangre: entumecimiento o debilidad repentina, problemas con la visión o el habla, hinchazón o enrojecimiento en un brazo o una pierna.

Los efectos secundarios comunes pueden incluir:

  • Sangrado o hematomas inusuales;
  • Sangrado incontrolado;
  • Reacciones alérgicas; o
  • Pruebas de función hepática anormales.

Tenga en cuenta que la heparina puede causar episodios de sangrado mientras la usas y durante varias semanas después de dejar de tomarla. El sangrado puede ser más probable en adultos mayores, especialmente en mujeres mayores de 60 años.

Evite los coágulos siguiendo estos consejos

Evite los coágulos siguiendo estos consejos
  • Usar ropa, calcetines o medias holgadas.
  • Levantar las piernas 15 cm (6 pulgadas) por arriba del corazón, de vez en cuando.
  • Usar medias especiales (llamadas medias de compresión), si su médico las receta.
  • Hacer los ejercicios.
  • Cambiar de posición a menudo, sobre todo en viajes largos.
  • No mantenerse de pie ni sentado más de 1 hora seguida.
  • Consuma alimentos bajos en sal.
  • En caso de golpearse o lastimarse las piernas, evite cruzarlas.
  • No ponerse almohadas bajo las rodillas.

Cualquier duda extra o si sospecha que presenta trombos consulte a su médico de forma inmediata. Bajo ningún concepto es recomendable la automedicación, consulte a su médico antes de ingerir cualquier medicamento que considere que puede tomarlo.