Quantcast

Las claves para cocinar un buen chuletón en casa

El chuletón es considerado como una de las grandes joyas de la carne roja, esto por contener un nivel de sabor inigualable y desde luego un alto nivel de proteínas y de grasas.

Todo esto hace que el chuletón sea una de las carnes con más sabor y textura extrajugosa, así que su preparación es fundamental como la buena elección de la carne.

Lea TAMBIÉN: BIZCOCHO A LA TAZA: EL DULCE QUE PUEDES PREPARAR EN CINCO MINUTOS EN EL MICROONDAS

Saber cocinar un chuletón es saber y conocer cómo sacarle el buen partido a la carne y a los jugos. De esa manera la preparación queda exquisita y es imposible obviar su sabor.

Como es una gran pieza de carne, no suele ser económica, por lo que su preparación dependerá mucho de ti. Así que debes aprovechar los consejos y trucos que te daremos a continuación para que puedas realizar una perfecta preparación de chuletón.

Recuerda que en su preparación, la textura y jugosidad deben quedar intactas y solamente debe producir efectos deliciosos en el paladar y no una mala experiencia. Una carne mal cocinada quedará dura como una piedra o en caso que no manejemos los sabores, puede quedar simple o básica.

¿Cómo preparar un chuletón exquisito?

¿Cómo preparar un chuletón exquisito?

Como es sabido, una buena pieza de carne con su hueso debe cocinarse a la perfección. Los grandes maestros de la cocina optan por sacar todo el partido a los jugos. Estos que son precisamente los que dan toque extra a la carne.

Antes de iniciar, debes saber que uno de los tantos secretos es elegir de forma correcta el chuletón y comprarlo en un lugar donde garanticen frescura y calidad.

Ten en cuenta que al comprar el chuletón, ya sea de vaca, buey, ternera o de añojo, hay que dejarlo a temperatura ambiente. Siempre a temperatura ambiente al menos durante una hora.

No es nada recomendable sacar el filete de la nevera justo antes de cocinarlo. Es una grave error y corremos el riesgo de que su preparación termine mal.

Si lo que buscas es un chuletón tierno y sabroso deberás esperar que tenga una temperatura prudencial antes de freír o pasar por la plancha. De esta manera la carne no se contraerá tanto y las fibras pueden quedar mucho más tiernas.

Otro dato importante que debes conocer, es el corte ideal. Se dice que el corte perfecto del chuletón debe ser de unos 4 o 5 centímetros de grosor. También debe estar cortada de forma perpendicular de manera que se pueda asegurar el mismo tamaño para ambos extremos.

Chuletón con sartén al punto

Chuletón con sartén al punto

Esto es importante porque de esta manera se puede obtener un asado uniforme, y no habrá errores. Antes de cocinar la pieza, es necesario retirar con un cuchillo las posibles partes «oxidadas». Lo que significa que se retiran aquellos puntos de la carne que no presenten el mismo color rojo intenso que la pieza en general.

Otra clave es tener el sartén en su punto. Cuando tengas la carne a perfecta temperatura, y el sartén esté al fuego y perfectamente caliente, será el punto ideal. De lo contrario podemos cortar la cocción.

Para cocinar bien un chuletón en casa, se trata de tener la parrilla a muy buena temperatura para que cuando pongamos sobre ella la pieza de carne, no se pegue ni se cueza, sino que comience a dorarse de forma inmediata.

Claves de sabor

Claves de sabor

Una clave importante de sabor es que tras unos cinco minutos al fuego, es que no es recomendable echar sal hasta dar vuelta a la carne. Esto para evitar que suelte jugos al inicio.

Pero puedes dar una pinceladas a la carne con una ligera capa de aceite de oliva extra virgen , de esa manera el sartén hará su magia al contacto con el aceite.

Debes saber también que la sal también se cocina, por lo que tiene que pasar por la parrilla junto a la carne. Es recomendable que tras el primer volteo de la pieza, sobre la cara ya asada se debe echar la sal.

Recuerda que todo es un toque, así que evita exagerar cuando la eches. La propia carne se encarga de absorber la que necesita.

¿Qué tal las fases?

Hay que diferenciar dos fases. En la primera etapa se busca sellar la carne, por lo que ésta debe adquirir un color tostado. Para ello , deberás asar la pieza por las dos caras durante unos cuatro minutos aproximadamente.

Cuando hablamos de la segunda fase el objetivo es conseguir la fusión y confitado de las grasas y jugos interiores. Para ello, deberás voltear la carne un par de veces más como mínimo.

Para que puedas saber qué esta en el punto perfecto te puedes fijar en el truco de los «tres tonos». Es decir que el chuletón cuando ha alcanzado su punto ideal tiene tres tonalidades: el tostado exterior (que es como una costra), medio centímetro de color gris y un rojo intenso en el interior.