Quantcast

Qué es la soberbia

La soberbia es definida por la Real Academia Española como “un apetito desordenado por ser preferido a otros”. Este concepto es asociado por algunos con la petulancia, la altivez o el engreimiento. En otras palabras, el soberbio encuentra satisfacción por la contemplación así mismo y al menospreciar a otras personas. De esta forma se siente mejor y mucho más importante con respecto al resto, a quienes suele minimizar de manera regular. Es por esta razón que su comportamiento es arrogante y de igual forma suele ser rechazado por las demás personas a su alrededor. Por ende lo opuesto a la soberbia es la modestia, la sencillez y la humildad.

A pesar de lo que muchas personas consideran, el orgullo y la soberbia son términos diferentes. Esto se debe a que el último tiene un valor positivo, e incluso se considera como una virtud. El  orgullo es lo que experimenta una persona al conseguir superar sus metas, logros y mejoras, sin que todo esto llegue a hacerlo sentirse superior ante los demás.

Aunque existe una delgada línea entre ambos términos, pues cuando este autoreconocimiento se convierte en soberbia, para de admirarse por sus logros a alimentar su ego e incluso su propia vanidad.

Características de la soberbia

Características de la soberbia

Estos son algunos de los ítems que suelen caracterizar  a una persona soberbia:

  • La mayor parte del tiempo habla de sus éxitos y logros alcanzados a lo largo de su vida, particularmente en su carrera profesional.
  • Siente placer cuando las demás personas a su alrededor, a quienes suele considerar como sus “adversarios”, fracasan.
  • No reconoce sus fallas y equivocaciones, además de repudiar las críticas a su persona. En este último caso reacciona de manera defensiva-ofensiva.
  • Suele tener problemas para disculparse y solo lo hace en contadas ocasiones, y solo cuando no tiene otra opción o por necesidad.
  • Tiene la necesidad de recibir elogios constantemente por todo lo que hace o ha hecho. Por esta misma razón suele rodearse de personas que lo alaban constantemente, sin contar que a estas mismas personas suele menospreciarlas a cambio.
  • Una persona soberbia necesita tener el control de todo a su alrededor, de lo contrario se frustra por no poder controlar la situación en la que está.
  • Siente molestia (incluso sufrimiento) cuando otras personas a su alrededor experimentan el éxito.

La soberbia en la religión y la literatura

La soberbia en la religión y la literatura

La teología católica considera a la soberbia como uno de los 7 pecados capitales. Incluso hay teólogos que consideran a la soberbia como uno de los pecados originales y el más serio de todos. Lucifer (Satanás) es según la creencia católica, el primer ángel caído, el cual fue desterrado del cielo por su soberbia.

Por otro lado, en la Divina Comedia, el poema escrito por Dante Alighieri, la soberbia es representada en la Primera Grada. En esta obra las tres primeras etapas del Purgatorio se relacionan con los pecados relacionados con herir a la persona amada. En la Primera Grada se encuentran las almas soberbias que están purgando sus culpas, además Dante y su compañero de viaje, Virgilio, observan hermosas esculturas en representación a la virtud opuesta: la humildad.

A partir de las fuentes anteriormente presentadas, Peter Binsfield durante 1589, se basó libremente para asociar la soberbia con Lucifer, el cual se encargaba de tentar a las personas mediante los pecados.

En El Paraíso perdido (1667) publicado por John Milton, este explica que la soberbia fue el pecado cometido por Lucifer al querer igualarse a Dios.

La soberbia en el arte

La soberbia en el arte
Mesa de los pecados capitales de Hieronymus Bosch

En la Mesa de los pecados capitales de Hieronymus Bosch se hace alusión a la soberbia. En esta obra es representado a través de una mujer en un interior, rodeada de pequeños objetos de uso diarios. La mujer se mira en un espejo que está en un armario, el cual es sostenido por un demonio y al otro lado se ve una estancia con figuras.

En el arte, la vanitas es un género artístico el cual pretende resaltar el vacío de la vida, así como la relevancia de la muerte ante los placeres de la vida. Este género se suele relacionar con un pasaje del Eclesiastés: vanitas vanitatum omnia vanitas (vanidad de vanidades, todo es vanidad). Este mensaje pretende transmitir lo inútil que son los placeres mundanos ante la inevitable muerte, lo cual incentiva en cierta forma a adoptar un punto de vista algo sombrío con respecto al mundo y sus placeres.

Además lo soberbia suele ser representada de diversas formas a nivel artístico:

  • León.
  • Caballo.
  • Pavo real.
  • Murciélago.
  • El espejo.
  • Color violeta