Quantcast

Centro de Estudios Africanos de la ULL se opone a los ‘macrocampamentos’ de migrantes

El Centro de Estudios Africanos de la Universidad de La Laguna (ULL) ha criticado este lunes los macrocampamentos de migrantes levantados en los barrios de Las Raíces y Las Canteras, en el municipio tinerfeño de La Laguna.

«No son lugares adecuados para que centenares o miles de personas puedan vivir en condiciones adecuadas, más bien parecen campos de reclusión forzada para criminales», advierte en un comunicado en el que muestra su «preocupación» con la situación humanitaria de los emigrantes llegado a las islas.

El centro señala que muchos de los migrantes africanos que hay en las islas «tienen papeles en regla y desean continuar su viaje hacia lugares que les permitan colmar sus expectativas de vida», entre ellas, reencontrarse con sus familiares que ya viven en Europa, «y no existe razón suficiente ni política ni jurídica para no dejar que estas personas puedan continuar con su aventura vital».

En esa línea, indica que no se puede limitar la movilidad de los migrantes y de los solicitantes de asilo, no solo por razones de índole histórico, «pues Canarias es una tierra que desde el siglo XVII hasta bien entrado el siglo XX envió mucha gente fuera a buscarse una vida mejor», sino por mera humanidad, porque los migrantes son seres humanos como cada uno de nosotros, «algo que parece se olvida con mucha frecuencia».

Los investigadores apuntan que con tantos «obstáculos» se somete a los migrantes «a un limbo que solo proporciona frustración, marginación y exclusión», e insisten en que «no son delincuentes por el hecho de querer mejorar sus vidas y las de sus familias», como hicieron los canarios en el pasado.

«Hoy, ha sido la solidaridad de la ciudadanía canaria la que ha impedido que la situación se deteriorase y fuese muchísimo peor la estancia que estas personas encuentran en nuestra isla», señala el Centro.

Además, comenta que hay que evitar que las islas se conviertan en un «territorio de encierro y castigo para miles de personas que solo buscan un porvenir con las mínimas garantías de bienestar a que toda persona tiene derecho».

Aquí, prosiguen, «que alardeamos tanto de nuestra tricontinentalidad, es preciso que las islas actúen como puente entre culturas, y en este caso los puentes deben facilitar la continuación de los viajes emprendidos desde el continente africano con destino al continente europeo».

«DESALMADOS» QUE ALIENTAN EL RACISMO

Asimismo, muestran su preocupación por que «determinados desalmados alienten el racismo para buscarse un puñado de votos provocando una estigmatización de los migrantes, cada vez más frecuente por el aumento de medidas de vigilancia».

De esta forma, desde la Universidad de La Laguna quieren convertir el conocimiento y la comprensión de otras realidades y diversidades «en un arma que ayude a unificar a los pueblos en vez de a separarlos», al tiempo que esperan una «respuesta eficaz» de la política para garantizar los derechos humanos.