Quantcast

La comisión de investigación sobre Frontex quiere que su director sea el primero en comparecer

La nueva comisión de investigación creada en el Parlamento europeo para aclarar si la agencia europea de control de fronteras, Frontex, participó o permitió devoluciones en caliente de demandantes de asilo a las puertas de la Unión Europea pedirá al director de la agencia, Fabrice Leggeri, y a la comisaria de Interior, Ylva Johansson, que declaren en su primera sesión, a poder ser ya la próxima semana.

Así lo han consensuado los eurodiputados de esta nueva comisión en la que ha sido su primera reunión formal para constituir el grupo, fijar las prioridades y preparar el programa de trabajo de los cuatro meses que estará en marcha hasta concluir la investigación con un informe de conclusiones.

De este modo examinarán la gestión de Frontex, en el punto de mira desde hace meses por las acusaciones de violaciones de Derechos Humanos por parte de agentes de la agencia, que ya investiga la Defensora del Pueblo de la UE, y por una segunda investigación lanzada más recientemente por la Oficina Antifraude de la UE (OLAF).

La comisión de investigación fue constituida hace apenas un mes por la comisión de Justicia, Libertades Civiles e Interior del Parlamento europeo y cuenta con la participación de 14 eurodiputados de todos los grupos políticos, entre ellos tres españoles: Javier Moreno (PSOE), Sira Rego (IU) y Jorge Buxadé (Vox).

Los eurodiputados quieren que sean Leggeri y Johansson los primeros en comparecer ante la comisión que recabará información durante varios meses, aunque aún se debe cotejar la petición con las agendas de ambos responsables antes de confirmar si efectivamente podrá ser así y si es posible la próxima semana, según han indicado fuentes parlamentarias.

Tanto el director de Frontex como Johansson han tenido ya que dar explicaciones ante la Eurocámara por las dudas sobre la connivencia de la agencia con prácticas ilegales en el control migratorio, por ejemplo, en el mar Egeo, aunque Leggeri ha rechazado de plano las acusaciones.

De hecho, el pasado enero los servicios de la comisaria Johansson escribieron a Frontex criticando la versión “engañosa” de su gestión ofrecida por Leggeri ante los eurodiputados y pidieron explicaciones por los retrasos y bloqueos en la puesta en marcha del mecanismo interno para el control de los Derechos Humanos.

La comisión de investigación espera también que a lo largo de sus sesiones, dos previstas cada mes hasta sus conclusiones, comparezcan otros protagonistas del control sobre la gestión de la agencia, por ejemplo representantes de OLAF y de la Defensora del Pueblo europeo.