Quantcast

Eurovisión: las pifias incomprensibles que se han cometido (y hacen dudar de la canción de Blas Cantó)

La gala de preselección de la canción de Eurovisión se ha celebrado, no sin polémica. Al final ha sido Blas Cantó el seleccionado para que nos represente en el concurso de 2021. Esperamos que la actuación del festival salga mejor que esta gala. Y es que fue un fiasco desde el principio hasta el final. Los telespectadores asistieron a un espectáculo del que solo se salvaba, según ellos, la actuación de Cantó. Para muchos, todo fue un relleno sin sentido.

Tras las pifias de hace años con la audiencia escogiendo la canción que tenía que ir a Eurovisión y Chiquilicuatre, TVE decidió que sería ella misma la que elegiría quién es el que debe de ir a cantar a Eurovisión. Tampoco ha ido tan bien, ya que salvando a Pastora Soler y a Ruth Lorenzo, décima y novena respectivamente, el resto de cantantes solo han podido acreditar puestos por encima del decimoquinto. Blas Cantó no pudo acudir a cantar en 2020 a Eurovisión debido a la cancelación del festival por el Covid. Así que este año vuelve a contarse con él. Veremos si las pifias de ayer no son señales de lo que está por venir.

Un sonido ciertamente mejorable

Pero lo de las canciones y la hora de relleno tan solo fue algo anecdótico, ya que la gala no comenzó nada bien en cuanto al sonido. Si lo que el público buscaba era escuchar las canciones con buena calidad, TVE falló.

En Destino Eurovisión volvió a fallar el sonido. Quizás sea otra señal para decirnos que o Blas Cantó gana o se hace un Manel Navarro. Otro año más, la calidad sonora no estaba bien equilibrada y se escuchaba todo mal.

Muchos telespectadores se quejaban de que el sonido no estaba ecualizado correctamente y que se oía mal. De hecho, el micrófono de los coros estaba sustancialmente más alto que el del propio cantante. Otra pifia más que nos dice que 2021 quizás no sea nuestro año.