Quantcast

Alberto Chicote: su receta de dorada con toques asiáticos que quita el sentido

La dorada, uno de los pescados más consumidos de nuestra gastronomía, es también uno de los más recomendables para nuestra dieta, ya que aporta muchos nutrientes al organismo sin necesidad de aportarle una cantidad de calorías desaconsejada. Es un producto bastante agradecido, y con elaboraciones sencillas se consiguen muy buenos resultados, pero hoy vamos a traerte una magnífica receta de Chicote que te hará sorprender a tus comensales con reminiscencias del sudeste asiático.

Aunque con unas patatas, unos tomates y algo de vino blanco puedes apañarte para hacer tu dorada al horno, con un poco más de amor e ingredientes tendrás un plato digno de un restaurante de buen nivel, exótico y muy sabroso. Te puede venir estupendamente si tienes alguna comida especial en el horizonte. 

PROPIEDADES DE LA DORADA

La dorada es un pescado blanco de sabor suave con muchos nutrientes que ayudan al buen funcionamiento del organismo. Es especialmente recomendada para dietas porque es un pescado bajo en calorías y en grasa y rica en Omega 3 y Omega 6, ácidos grasos que ayudan a prevenir los accidentes cardiovasculares. 

Aparte, posee potasio, sodio, fósforo, magnesio, hierro y zinc -elementos que ayudan a nuestro aparato locomotor- y en vitaminas B3, B12 -que dan energía al organismo- y A -que ayudan en la reparación de tejidos-.

Para la receta de hoy te recomendamos que te hagas, si puedes, con una dorada salvaje. Esta, a diferencia de la de cría, suele tener la piel más firme y la carne más sabrosa. La dorada salvaje, que pesa en torno al kilo la unidad, suele hallarse en aguas poco profundas del Mediterráneo y el Atlántico.

La dorada, un pescado muy nutritivo.