Quantcast

Cómo hacer un pudin de coco y mango

Ponle el delantal a tu hijo porque él solito se va a encargar de preparar el desayuno. Sí, como lo oyes… este pudding de chía, mango y coco no tiene ningún secreto y es muy sencillo de hacer. Sólo tendrá que mezclar la leche con las semillas, dejarlo reposar y decorar con ambas frutas ralladas. Un desayuno lleno de vitaminas y nutrientes.

Las semillas chía son ya fáciles de encontrar en los supermercados. Son una excelente fuente de fibra y antioxidantes, calcio, proteínas y ácidos grasos omega 3 de origen vegetal. Aunque lo mejor es su capacidad saciante, que nos hará sentirnos llenos durante más tiempo y retrasa el aumento de azúcar en sangre. Estas semillas están consideradas un superalimento. Este adjetivo llama un poco al engaño y pensamos erróneamente que si nos alimentamos sólo con ellas nuestro cuerpo estará bien alimentado. Pero no podemos dejar de mencionar que estos alimentos contienen mayores cantidades de nutrientes que otros alimentos comunes, incluyendo vitaminas, minerales, antioxidantes y fitonutrientes. Por eso es muy recomendable incluirlos en nuestra dieta. Así que te animamos a preparar desayunos fáciles y divertidos como el de hoy.

Preparación del pudin de coco, mango y chía

Cómo hacer un pudin de coco y mango

Antes de empezar, agitamos bien el brick o la la lata de leche de coco. Necesitamos que la crema o parte más sólida se mezcle para formar una leche llena de sabor. De esta manera, vas a conseguir un resultado mucho más sabroso y rico.

Ponemos las 3 cucharadas de semillas de chía en una taza o mejor en un vaso para que se vea bien las semillas. Lo llenamos con la leche de coco, removemos y dejamos reposar al menos 4 horas aunque lo ideal es dejarlo toda la noche. Al día siguiente, lavamos y pelamos el mango. Lo cortamos en trocitos pequeños y decoramos nuestro pudding. Terminamos espolvoreando coco rallado o lascas de coco.