Quantcast

Cómo hacer un diseño de página web que enamore a tus clientes

La presencia en internet se ha vuelto obligatoria. Con una transformación digital que se ha masificado en un 2020 de lo más extraño, muchos negocios se están topando con un problema con el que no contaban: su página web no es atractiva. Tener buena presencia en internet es vital para atraer usuarios, porque no vale solo con abrir una página y esperar visitas.

Hay que volcarse de lleno con la web y su diseño, conseguir que sea profesional, que atraiga, en definitiva, que enamore. Saber hacer un diseño de página web que enamore es una prioridad para los negocios que saben de la importancia real de internet. Y eso es justo lo que vas a aprender aquí.

Las claves de un diseño web que enamora

Profesionales como expertoeninformatica.es ofrecen toda clase de ayuda a la hora de elaborar portales web de calidad. No obstante, si lo que quieres es centrarte por completo en saber cómo dar con el diseño perfecto para la web de tu marca personal o de tu negocio, tienes que tomar nota de lo que te vamos a contar.

El buen diseño es clave para captar más usuarios que, al mismo tiempo, puedan ser clientes de tu negocio. Es algo que ya comunica muchísimo sobre la marca y sobre lo que esta puede ofrecer y cómo lo puede ofrecer. Casi se podría decir que es una especie de lenguaje que, a través de la estructura y de las formas, logra transmitir algo al usuario.

Y ese algo debe ser profesional, agradable y, en definitiva, capaz de enamorar a todo el que pase por la página. Lo quieres conseguir, lo sabemos, así que sigue leyendo y anota, porque esto te interesa.

Portal con dominio propio

El diseño web no se centra solo en lo que el usuario ve cuando entra en una página de internet, aquí facilitamos más información para quien no sepa qué es. Este tipo de diseño lo abarca absolutamente todo cuando hablamos de webs, y eso afecta también al dominio, a la palabra que aparece en la dirección que refleja tu navegador cuando entras en cualquier página.

Ni que decir tiene que carecer de un dominio propio denota una falta de profesionalidad y seriedad enorme. Tienes que contar con un dominio propio para que tu web sea buena y tenga un buen diseño. De hecho, es importante también porque, sin él, no vas a poder aplicar todos los cambios estéticos y de estructura que necesitas. Solo cuando una web es 100% tuya puedes moldearla a tu gusto para tener ese diseño que enamore a todo el que pase por ella.

El diseño responsive manda

Cuando navegas por internet, ¿lo haces desde un PC o desde tu teléfono móvil? Tu respuesta es la razón por la que el diseño de la web debe ser responsivo. Se usa este término cuando se habla de una página capaz de adaptarse a cualquier dispositivo. A día de hoy, esto es esencial, ya que es lo único que puede garantizar que tu web sea fácil de ver y de navegar en un ordenador, en un teléfono, en una tablet o incluso en una TV o una videoconsola.

Cada vez tenemos más formas de conectarnos y de movernos por las tres uves dobles. Por lo tanto, cada vez tenemos más motivos por los que apostar por el diseño responsive. Es la única manera de conseguir que los usuarios estén satisfechos y tengan una buena experiencia de uso, se conecten desde donde se conecten.

La usabilidad por bandera

Si hay algo que prima en el buen diseño web es ofrecer la mejor experiencia de usuario posible. Para ello, además del diseño responsive que hemos mencionado antes, también es importantísimo que se ofreca una usabilidad impecable. ¿Qué significa esto? Que la estructura del portal debe ser lo más sencilla posible y esté orientada a ofrecer al consumidor lo que busca en el menor tiempo posible.

Eso implica acelerar tiempos de carga, pero también evitar la aglomeración excesiva de información, ofrecer menús fáciles de ver y de usar, contenido visible y que no sature. Hacer que el usuario se sienta cómodo y, además, que no se sienta frustrado por tener que perder demasiado tiempo entrando en diferentes secciones. Eso es la usabilidad, y eso es lo que tiene que primar.

Una identidad visual correcta y homogénea

Otro aspecto importantísimo es el estético, el cómo se ve la web. El minimalismo suele ser el rey en esto, ya que ayuda a ofrecer una ventana despejada para que el usuario no se sature. No obstante, también es importantísimo que la identidad visual de todo el portal vaya en la línea de lo que ofrece la empresa. La imagen de marca de una firma debe trasladarse a todo lo que esté relacionado con ella, ya que así se da consistencia y se vuelve fácil de reconocer.

Por eso, y porque una mala identidad visual, además de ofrecer una experiencia de usuario pobre, genera rechazo. A nadie le gusta estar en una página web fea, y por supuesto que no quieres eso si buscas enamorar a tus usuarios, ¿verdad?

Contenido multimedia

El diseño web afecta mucho al continente, pero también tiene algo que decir sobre el contenido de la web. No vamos a ahondar en si este debe ser de calidad y valor para el usuario, ya que es algo que cae por su propio peso; pero sí que vamos a decir que el contenido debe ser multimedia. Internet es un lugar perfecto para el contenido dinámico, y eso hace que las imágenes estáticas sean solo uno de tantos recursos.

Algún hilo musical ligero, secciones con vídeo que muestren esa dinámica que tanto se busca con las experiencias digitales. La red de redes es un entorno perfecto para experimentar con los formatos, y hacerlo da a tu página un toque distintivo y de valor. Algo que la hace sobresalir más.

También es necesario tener muy presentes las nuevas corrientes de diseño para saber cómo proceder y cómo ir desarrollando la imagen de la marca y la web. Todo suma, sobre todo si es en positivo, así que no dudes en revisar tu diseño web periódicamente.