Quantcast

Supervivientes: los exabruptos más sonados de Jorge Javier Vázquez

Jorge Javier Vázquez es el «alma máter» de Supervivientes y es que el reality no sería lo mismo sin su presentador. El de Badalona sabe qué decir en cada momento y sus comentarios mordaces producen muchas risas entre los espectadores. Sin embargo, en ocasiones se le calienta la lengua y se pasa tres pueblos.

El también presentador de Sálvame no esconde quiénes son sus concursantes favoritos y a cuáles no puede ni ver. Por eso, cuando tiene que echar algún rapapolvo a algún participante lo hace de una manera suave o todo lo contrario. A continuación, vamos a repasar los exabruptos más sonados de Jorge Javier Vázquez en Supervivientes.

ALBA CARRILLO SE FUE DEL PLATÓ TRAS LAS BROMAS DE JORGE JAVIER VÁZQUEZ HACIA SU MADRE

Supervivientes: los exabruptos más sonados de Jorge Javier Vázquez
Foto: Mediaset

Otro de los momentos más tensos de la andadura de Jorge Javier Vázquez al frente de Supervivientes se produjo en el Debate final de la edición de 2017. Cuando ya había terminado el reality y no había nada en juego, Alba Carrillo se fue del plató durante una publicidad por los comentarios jocosos del presentador hacia su madre, Lucía Pariente.

La ex de Fonsi Nieto pagó el pato con la persona que menos debía y es que Jorge Javier Vázquez había sido un gran defensor de la modelo durante todo el reality. El presentador de Sálvame ha reconocido en varias ocasiones que Alba Carrillo es una de sus debilidades. La modelo le pidió a su amigo antes de abandonar el plató que dejara de atacarlas: «Jorge, ya, ¿no? Vamos a hacer bromitas también con otros».

La gota que colmó el vaso fue que Jorge Javier Vázquez llamó «Lucifer» a Lucía Pariente, cosa que sentó como una patada en el culo para la ex de Feliciano López. Tras el abandono de Alba Carrillo, Jorge Javier se despachó a gusto: «Eres muy injusta, chata. Si hay alguien que os ha apoyado durante todo el concurso ha sido este que está presentando. Fíjate si te conozco que estabas aquí sentada con una cara de acelga y ya sabía que estabas enfadada. No tienes motivo. Tienes que estar contenta, ha cambiado tu imagen».