Quantcast

Puig niega falta de previsión: “No se trata una superabundancia de restricciones sino de que se cumplan”

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha descartado este miércoles que las nuevas restricciones sean consecuencias de una falta de previsión ante la Navidad sino que se ha adoptado, tras “una evaluación continúa y un análisis riguroso”, por “criterio técnicos movidos por el interés general” y teniendo en cuenta de que hay una situación económica “complicada”, pero que “siempre está por encima la salud de las personas”. “No se trata una superabundancia de restricciones sino de que se cumplan”, ha recalcado.

Puig, en rueda de prensa para presentar las nuevas medidas vigentes hasta el próximo 31 de enero, ha defendido que siempre se han adoptado medidas “ponderadas”, pero desde “la serenidad sabiendo que no hay recetario”.

“Se han tomado estas medidas en función del interés general no ya como consecuencia de la Navidad, porque hasta la próxima semana no se sabrá el efecto real, sino porque la pandemia está en un nivel álgido y somos concientes de que una serie de circunstancas climatológicas harán aumentar los casos las próximas semanas”, ha recalcado.

Además, ha recordado que antes de las fiestas había adoptado decisiones “muy restrictivas” y de hecho la Comunitat Valenciana fue la única que prohibió los desplazamientos de los familiares y allegados.

CONSENSO COMISIÓN INTERDEPARTAMENTAL

En ese sentido, preguntado, por si en la comisión interdepartamental se han presentado propuestas más duras, ha señalado que al igual que en una reunión del pleno del Consell todos los miembros participan de manera “dinámica” y hay distintas posiciones de carácter personal o sectorial.

No obstante, al final es “una cuestión deliberativa” y Sanidad es quien “lleva la hoja de ruta y Presidencia las adopta escuchando la comisión”. “Normalidad y grado de consenso máximo como corresponde a la responsablidad que tenemos para ganar el paso a la pandemia”, ha afirmado.

Al respecto, ha agradecido “el gran trabajo y el esfuerzo” de todos los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad, en especial en Nochevieja, y ha señalado que ahora se intensificará su presencia para hacer cumplir los aforos.

Puig ha admitido que siempre “puede haber una mayor vigilancia” en el control del cierre perimetral, pero ha habido “una importe acción ” y la prueba, ha dicho, es que ha bajado de forma “impresionante” la intensidad del transporte público interurbano y del privado.

Puig ha recalcado que hay que actuar con la máxima responsabilidad en una situación bien complicada, pero ha garantizado: “saldremos adelante reduciendo al máximo los contactos para frenar la transmisión, y dejar de llevar la enfermedad incluso la muerte a los vecinos”.

“Estamos en un punto de inflexión y es cosa de todos que mejore o empeore por ello hay que resistir a la fatiga emocional, ser solidarios, pensar en los demás, cumplir al máximo las normas sin tregua ni relejaciones”.

Por su parte, la consellera de Sanidad, Ana Barceló, ha recalcado: “No estamos en un Estado policial donde la norma se impone a base de sanciones, esto es una sociedad democrática, las personas importan y necesitamos la complicidad para que el engranaje funcione, para que los márgenes de la libertad sean amplios y diversos pero respetando también el derecho a salud que debemos proteger”.

Barceló ha señalado que todos hemos visto estas Navidades que “no se han respetados todas las medidas restrictivas”. “Hemos hecho un sacrificio enorme pero siempre hay la irresponsabilidad que termina colocándonos en la situación en la que ahora nos encontramos”, ha lamentado. Por ello, ha advertido, con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, de que estarán “vigilante y atentos al cumplimiento de todas y cada una de ellas”