Quantcast

Cargador inalámbrico: todo lo que no te cuentan de ellos

Los cargadores inalámbricos son cada vez más comunes, por ello hoy vamos a ver todo lo que no te cuentan de ellos. Es un proceso simple, ya que con la carga inalámbrica no necesitamos cable alguno para cargar nuestro teléfono, únicamente basta con apoyarlo en el cargador para que su batería se cargue. Claro que no todos los dispositivos móviles permiten esta función, normalmente es inherente a dispositivos de gama alta de las grandes compañías, y por supuesto tendremos que comprarlo aparte. En este artículo vamos a ver también algunos cargadores inalámbricos de muy buena calidad.

La carga inalámbrica puede ser muy útil, pero esconde varios secretos que no nos suelen contar. El principal, revelado por un análisis de la eficiencia de la carga inalámbrica, es que con este tipo de carga se desperdicia mucha más energía que con la normal. 

El Wireless Power Consortium es un consorcio de tecnología multinacional cuya misión es crear y promover la adopción en el mercado de sus estándares de interfaz Qi, Ki Cordless Kitchen y Qi Medium Power para la carga inductiva, que es la carga inalámbrica para nosotros los mortales. Este consorcio avisó ya hace tiempo de la ineficiencia de los sistemas de carga inalámbrica, pero un nuevo estudio deja claro que se utiliza casi un 50% más de energía al cargar el móvil con un cargador inalámbrico que con uno de toda la vida.

El estándar Qi no es muy eficiente

Cargador inalámbrico estándar Qi

La carga inalámbrica es realmente una tecnología muy reciente, y por ello aún no está muy definida y estudiada. Venía siendo un anhelo en el mundo de la tecnología el hecho de poder cargar un dispositivo sin tener que conectarlo a la corriente. Pues ya está aquí, y es que los cargadores inalámbricos usan técnicas como la inducción para permitirnos cargar nuestro móvil solo colocándolo en la superficie del cargador. Como hemos visto, tienen un problema principal y es que no es ni más eficiente ni más barata que la carga normal

Como comentábamos, el Wireless Power Consortium avisó de que al ser una tecnología nueva, no había aún parámetros estándar para poder hacer mediciones sobre la carga inalámbrica y sobre su eficiencia. Por este motivo, el WPC se propuso comparar las tecnologías y sus eficiencias para declarar un estándar oficial. Se compararon las tecnologías utilizadas por Rezence y Qi, este último siendo declarado como el estándar en la industria. Rezence es capaz de cargar varios dispositivos a la vez, pero su coste y su eficiencia no compensan. Qi obtuvo resultados mediocres, pero terminó siendo el que mejor resultado obtuvo y por ello se le considera el estándar, pero no tiene buen resultado.

Para que nos entendamos, el Qi es un estándar de interfaz desarrollada por el Wireless Power Consortium para la transferencia de energía eléctrica por inducción, que es el método que utilizan los cargadores inalámbricos.