Quantcast

El Instituto de Política Social pide que en 2021 no se vulneren los derechos humanos

El Instituto de Política Social ha pedido a los partidos políticos para este año 2021 que trabajen para que no se vulneren aquellos derechos humanos que han sido más cuestionados durante 2020.

Así, reclaman más protección a las familias, preservar el derecho a la vida, la libertad religiosa y de educación sin olvidarse también de proteger y combatir la discriminación que existe hacia colectivos de alto riesgo entre los que incluyen al colectivo LGTB.

El presidente del Instituto, Pablo Hertfelder García-Conde, ha afirmado que es fundamental crear “puentes” y no “dividir” aún mas la sociedad. “Hay que defender los derechos más cuestionados y que no pueden pasar desapercibidos, tenemos que ser el altavoz de la sociedad civil, un altavoz que no se silencia, un altavoz que escucha a todos los colectivos y a todas las personas sin discriminar a nadie”, ha declarado.

En este sentido, ha señalado que el Instituto de Política Social es la “respuesta” a “muchas interrogativas que la sociedad más vulnerada se lleva haciendo” y ha señalado que la organización está “para escuchar y abordar propuestas ante aquellos que toman decisiones”.

SOLUCIONES EFECTIVAS

Es por ello, que el Instituto pide a los partidos que “defiendan los derechos humanos” y “combatan la mentira y la discriminación tan grande” que, a su jucio, “padecen los colectivos más desprotegidos” y que, además, en este año han sido “los más perjudicados”.

El presidente de la organización ha destacado la necesidad de “sentarse a dialogar con todos los colectivos, más desprotegidos para atender de primera mano sus problemas y buscar soluciones efectivas”.

Preguntado si incluyen al colectivo LGTB, Hertfelder García-Conde ha declarado que sí, que el Instituto “no cierra a nadie las puertas” y “escuchará a todos”. En este sentido, ha matizado que sería “discriminación” si no se atendiese a todos.

El Instituto de Política Social, destaca que sería de las pocas entidades de “centro-derecha” que atenderían de primera mano los problemas a los que se enfrentan los colectivos más desprotegidos, llegando incluso a dar voz y escuchar al LGTB, cuando, explica, “a día de hoy no hay ninguna entidad de derechas que atendiese a este colectivo”.