Quantcast
lunes, 2 agosto 2021 0:31

La tensión entre Zidane y Koeman aumenta: el blanco, impaciente

La rivalidad entre el FC Barcelona y el Real Madrid se remonta a años. Ahora un nuevo conflicto ha salido a la luz. Y es que las quejas desde FC Barcelona, han hecho que Zinedine Zidane pierda la paciencia y explote ante los comentarios de Ronald Koeman el pasado domingo con respecto al posible penalti de Sergio Ramos en Ipurua. Dando a entender que para el holandés no había duda, y que eso debió haber sido penalti y afirmó no entender el Var.

A lo que Zidane mostrándose siempre sereno dejó claro que el Madrid no caerá en el error de criticar el sistema o hablar una y otra vez sobre el tema arbitral como lo hacen en la ciudad condal. Incluso le indico a Koeman que hay cosas en la vida que no se pueden entender, y el Var es una de ellas. Dejando clara su posición con respecto al tema.

Sin profundizar en el tema, el técnico francés no ha querido ir más allá para no cometer errores del pasado, pero está harto de que desde el conjunto catalán se esté tocando en cada rueda de prensa o entrevista el tema arbitral. Y es que según medios, Zidane entiende lo difícil que es estar en una posición donde a todos los grandes les quitan más de lo que les dan en los partidos y todo es cuestión de demostrar buen fútbol.

Por su parte, el entrenador de la casa blanca solo tiene como objetivo terminar el año arriba en la tabla que le asegure la clasificación. Y para ello debe enfocarse en el último partido importante que debe conquistar antes de finalizar el 2020, visitar al Elche el próximo miércoles día 30.

Mientras que el barça, desde el punto de vista de Zidane sigue con las protestas y los lamentos llegando con el único fin de presionar a un colectivo arbitral que no deja de recibir quejas partido tras partido.

Al menos, Zidane ha salido para decirle a Koeman y al Barcelona que, sin entrar en su juego, ellos también saben decir basta.

Problemas internos en el Camp Nou

Al llegar Ronald Koeman al Barça, no tardó en ganar un buen número de jugadores inconformes en el vestuario.Todo por haberse atrevido a echar a algunas estrellas del club catalán, entre esas, la salida de Luis Suárez, con el que apenas mantuvo una conversación telefónica de un par de minutos, para comunicarle que se buscará destino.

El método poco ortodoxo se volvió a repetir con Samuel Umtiti, pero en este caso no se encontró un destino y se quedó en el equipo. Y aunque ha estado lesionado durante un tiempo,su regreso no fue el esperado, ya que no está en los planes del técnico holandés darle minutos o protagonismo. Por lo cual el entrenador ha sido duramente criticado ya que el jugador de 27 años ha demostrado tener la capacidad de generar en el campo.

Artículo anteriorQué es la depresión
Artículo siguienteQué es leche evaporada