Quantcast

Norbolsa espera que el PIB de España caiga un 11,7% este año

Norbolsa espera que el PIB de España caiga un 11,7% este año y crezca un 6,1% en 2021, lo que supone una mayor caída y una mejor recuperación que la media de la Eurozona, que se dejará un 7,3% en 2020 por la crisis del Covid-19 y cuya economía se impulsará un 4,7% el próximo año, según sus previsiones.

La firma considera que la eficiencia de las vacunas ha dado visibilidad al fin de esta pandemia, aumentando la probabilidad de alcanzar la inmunidad colectiva a mediados del 2021, de forma que su escenario central es que se volverá a una relativa normalidad de las economías a partir del segundo semestre.

A nivel global, esperan un fuerte crecimiento en 2021, del 5,2%; y especialmente en la segunda parte del año, recuperando a finales de año los niveles del 2019 a nivel mundial y en EE.UU. En cambio, en Europa prevén que la recuperación será más lenta, por las divergencias entre sus distintas economías.

En cuanto a China, Norbolsa destaca una recuperación en ‘V’ de su economía casi perfecta, con menos de un 2% de variación en su crecimiento para 2021 respecto a sus estimaciones previas a la llegada del Covid.

SIN RIESGO DE INFLACIÓN

A pesar de las políticas fiscales, Norbolsa no espera repuntes significativos de la inflación, teniendo los mercados laborales todavía mucho que recuperar, y con factores como la demografía y la digitalización que seguirán pesando en la inflación.

La firma anticipa una fuerte recuperación de los beneficios esperados por acción de la Eurozona en 2021, salvo en sectores como banca, energía y compañías ligadas al ocio todavía lejos de los beneficios 2019.

Asimismo, considera que los ratios precio-beneficio (PER) para 2021 de la Eurozona están ajustados en términos históricos, pero no en comparativa con bonos ni descontando una normalización de la convivencia.

INVERSIÓN EN INFRAESTRUCTURAS

Por todo ello, recomienda la inversión en la megatendencia de infraestructuras, desde las eléctricas hasta las digitales, de comunicaciones y de transporte; ya que pronostica un crecimiento con mucha visibilidad y menor riesgo.

También se posiciona en consumo cíclico, y en especial en autos, sector beneficiado de la mayor tranquilidad en comercio. Por su parte, mantiene una postura neutrales en seguros, consumo defensivo e industriales; y el posicionamiento es negativo en banca, energía y telecos.